Otra vez sobre la crisis de agua en Punta Brava: Por fin, ¿dónde está la fuente…?

Publicado: 17 diciembre, 2010 en Cuba, localidad, Punta Brava, sequía
Etiquetas:, ,

¿Agua a la vista?

Anoche, casi aterrorizado tras escuchar a mi madre hablar sobre algunos comentarios que “escuchó accidentalmente” en la Casona de Punta Brava (léase Sede del Gobierno local), salí corriendo hacia casa de Rosa, una amiga escritora y poeta (con premios internacionales y todo…) que sigue muy de cerca, (porque lo sufre hasta la médula) el fenómeno de la desmedida  falta de agua en nuestra Punta Brava querida.

Según la alerta de mi madre, lo que se pretende es realizar un censo en todas las calles de Punta Brava para tener un cálculo aproximado de la cantidad de pipas  que próximamente se deberán enviar a la población, una solución que ni remotamente se acerca con objetividad a terminar con este conflicto local, pero la que todo parece indicar será la nueva onda del año 2011 para nuestro querido Consejo Popular liseño.

Por su parte Rosa, quien sin proponérselo ya recita de memoria estadísticas y planes sobre las estrategias locales de la entidad responsable (“Aguas de La Habana”), así como los “conceptos hídricos” (por decirlo de alguna manera, porque en realidad ni me suena), tras los cuales estos compañeros se parapetan en explicaciones que solo ellos entienden, accedió amablemente a mi petición de realizar el siguiente trabajo (su segundo para La Chiringa sobre este tema), que pone sobre la mesa algunos de los escenarios y fenómenos que se viven día tras día y madrugada tras madrugada tras la incesante  “búsqueda y captura” del tan preciado insípido y trasnparente oro de estos tiempos.

Sin demorar ni un segundo más la lectura de tan aterrizado análisis sobre la situación, alerto que próximamente volveremos con mucho más sobre el tema.

Carlos Alberto Pérez Benítez, desde Punta Brava City

Por fin, ¿dónde está la fuente…?

Por Rosa Rodríguez Cubela, especial para “La Chiringa”

Parece ser que lo que pende sobre  nosotros, no es la espada de Damocles, y sí un tema  al que ya hemos recurrido: El agua.

Punta Brava, consejo Popular No 4, ha tenido el atrevimiento de cogerse para él solo la sequía de Ciudad de la Habana, compartida con Santiago de las Vegas, para no ser absolutos. En otro escrito habíamos comentado cómo una parte del pueblo recibía agua mientras otra no. Pero esto ha ido creciendo y por extensión ya nos encontramos ante una sábana abierta, un abanico, un panorama (que no es el Hotel de Playa),  una estepa desértica donde el agua, que antes nos quitaba el sueño para recogerla en el inapropiado horario de madrugada, pasó a ser el sueño irrealizable de la mayoría puntabravense.

El tema  del agua sigue siendo candente, aunque la palabra no sea la más acogedora, ni la que más  nos regale los oídos, candente es el adjetivo preciso. Habíamos hablado ya en esta “Chiringa” sobre las Pipas de agua, cosa que para este lugarcito donde casi nunca ha faltado ese preciado tesoro, se nos hace casi imposible estar preparados para tales eventos de sequía.

Cuando llegué a este pueblo procedente de Santiago de las Vegas, y donde el agua siempre ha sido un problema, sin faltarle a mi origen, Punta Brava me gustaba por el simple hecho de que “siempre tenía Agua”. La población, no requería  almacenarla,  siempre estaba el líquido a su disposición, y aunque parezca extraño, éramos más felices, ante la rehabilitación de las redes hidráulicas, una inversión que costó miles de pesos al Estado para al final, escuchar de “ciertas deficiencias” que han provocado malestar en la población como; la de válvulas cerras o bajo tierra con buen tramo de hormigón encima que han tenido que desenterrar ocasionando aún más gastos al Estado. Todos nos molestamos, pues nuestras calles han quedado destrozadas y polvorientas, y al final el beneficio quizás sea a largo plazo, tan largo y utópico como el sueño de la lluvia bendita.

La población no está preparada, no tiene tanques o… no tenían pues ahora los están buscando y enterrando (bajo tierra a manera de cisterna). Por ejemplo, un tanque de 55 galones, de latón, ha alcanzado la astronómica suma de 500 pesos, por lo que no voy a detenerme en lo que  vale uno de fibrocemento porque asusta, y no es que las personas tengan tanto dinero, es que están restringiendo  su economía, los que pueden, porque el agua también hace falta para continuar viviendo un poco mejor, como aspira todo ser humano.

Los compañeros de Aguas de La Habana hablaban de prepararse para la sequía,  que el gobierno debe gestionar la venta de los tanques. Y… ¿cómo será eso? ¿Por CDR? Tarea difícil para el consejo, más cuando en estos momentos la situación por las cuadras se encuentra (nuevamente) “CANDENTE”.

Las pipas lejos de beneficiar, han causado disgustos, trastornos, lucros indebidos y desvío s de recursos (hidráulicos en este caso). Y no digo que sean los compañeros que envía la oficina territorial  de la Lisa, como los del contingente Blas Roca, que son excelentes y solidarios, u otros que también nos benefician sin intereses, pero desgraciadamente hay quienes lucran con la desgracia ajena  así como inescrupulosos que les ofrecen altas sumas de dinero ya que sus economías se lo permiten, y… claro ¡todo el mundo está en la lucha!,  errado concepto.

Demasiados males a la misma vez. Encuentro falso que otros lugares no tengan la sequía que tenemos nosotros, sabemos que Playa recibe agua las 24 horas, lugar priorizado por razones que conocemos, pero entonces ¿por qué estar anclados con un lugar tan exigente y con tanta demanda como Playa? Eso lo discutimos en aquella reunión, no sabemos porque continuamos sin respuestas.

Merecen mención las compañeras de nuestra oficina comercial, siempre tratando de dar las respuestas que no tienen y aguantar a una población muchas veces con rabietas justificadas, que no entiende  que ellas no son las culpables y están tan afectadas como todos.

Muchas cosas más podrían decirse, pero hay que dejar tela para otra ocasión. Me tomo el atrevimiento de terminar como lo la hace “La Chiringa”, con la ironía del día.

Mensaje a: Juan Ponce de León.

“Estimadísimo señor…conquistador…buscador de agua y fuentes de la juventud,  ¡No pierdas el tiempo en venir a  Punta Brava!”

comentarios
  1. YOLI dice:

    LO DE USTEDES ES TRAUMA CON EL AGUA. LOS CONSIDERO Y SE QUE EN VERDAD PASAN MUCHO TRABAJO DE MADRUGADA. OJALA Y TUS TRABAJOS LOS LEA ALGUIEN CON UN POCO DE SENTIDO COMUN Y HAGA ALGO POR SOLUCIONAR LA CRISIS. UN BESITO DE LA FAMILIA CENTRO HABANERA, QUE NO POR ESTAR EN EL CENTRO TIENE MUCHA MAS AGUA QUE TU. LA MISERIA ES COMPARTIDA, JAJAJAJAJJA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s