En la desesperación haitiana, niños encuentran luz y esperanza detrás de una chiringa

Publicado: 14 enero, 2011 en chiringa, Terremoto
Etiquetas:, ,

Haitianos viven el día a día (crónica)

“Uno me mostró con mucho orgullo su chiringa construida con un pedacito de bolsa de basura y unos pequeños palitos para darle forma. La intentaba volar con hilo de coser”.

Nicole Alcimi con su negocio de pintar uñas

 

Por Mabel Figueroa / Enviada EspecialPuerto Príncipe.Sobrevivir es la consigna y para eso todo se vale.Puerto Príncipe no se ha detenido, la gente hace de todo para ganarse la vida e intentar sobrellevar cada día. Se las inventa para ganarse el sostén y hace de todo.

Nicole Alcimi no se queja. Ella, por el contrario, decidió echar pa’ alante y reiniciar su negocio que ubicó en una acera, cerca de uno de los muchos asentamientos que hay en toda la ciudad.

A un año del terremoto en Haití

Me pareció la mar de interesante, porque se trata de embellecer a sus compueblanos. Nicole da masajes y arregla uñas de las manos y los pies. Lo que más me llamó la atención es que los clientes que había en beauty al aire libre eran todos varones y muy coquetos, por cierto.

“Hay que ganarse la vida”, me dijo la espigada mujer.Cobra 40 gourdes, la moneda de Haití, por hacer los pies y las manos, el equivalente a $1.

En otra esquina estaba Uman Jeanchell y créanlo o no él vende electricidad para cargar los celulares. El ingenio de esta gente no tiene límites. El joven puso una mesa en la acera y varios enchufes, donde al momento de nuestra visita habían seis celulares cargándose. Y por cada carga cobra 5 gourdes, unos diez centavos.

No me canso de proclamar a los cuatro vientos cómo envidio la fortaleza de los haitianos. Y les cuento que, contrario a Puerto Rico, pocos son los que te encuentras pidiendo en la calle, a pesar de todo lo que se les ha venido encima.

Uno de los pocos que me pidieron dinero fue un joven con un miembro amputado. Fue frente a la devastada catedral de Puerto Príncipe. No lo pensó dos veces y se acercó con sus muletas, muy seguro de su oferta.“Cinco dólares por una entrevista”, me dijo con su mirada fija a la mía. Le respondí que no, porque no hacemos eso. Y puedo confesarles que no me molestó. De hecho, hasta lo entendí. Quién soy yo para juzgar su oferta. Él tiene que sobrevivir y encima lisiado. Sabrá Dios si tiene la responsabilidad de mantener una gran familia.

Al escuchar mi negativa, sólo se alejó. Y mientras se iba, dos mujeres se paraban frente al crucifijo que quedó erguido en la catedral.

Comenzaron a orar y a entonar cánticos de fe. Es esa fe la que mantiene a muchos de pie.

En el centro de la ciudad, la gente vibra de energía. Ésa es otra escena que siempre me impacta. Venden de todo, desde verduras hasta llamadas telefónicas. Ahora están hasta uniformados por las calles vendiendo esa comunicación.

Y los niños, que no dejan de sonreír. Se las inventan para divertirse en medio del caos que los rodea. Uno me mostró con mucho orgullo su chiringa construida con un pedacito de bolsa de basura y unos pequeños palitos para darle forma. La intentaba volar con hilo de coser. Otros se la pasaban bomba con sus carritos de madera, correteando por los laberintos de los asentamientos donde ubican sus “hogares”. Vi a algunos jugando al fútbol con una pelota y a un puñado de pequeños muertos de la risa, muy divertidos, sentados entre los escombros que dejó el terremoto hace un año y que siguen allí, a la vista de todos.Tomado de www.primerahora.com

comentarios
  1. Que orgullo para los chiringueros que vuelen chiringas en los ojos del corazón de esos niños. Las vuelan como si de echar a volar los sueños se tratara. Deberíamos enseñarles a hacer la chiringa cubana para que así también vuelen con cuba.

    • La verdad es que es triste la situación en ese hermano país. pero ya ves Ale, siempre en la inocencia de un niño hay salvación para el dolor del alma, esta vez gracias a una sencilla chiringa. Tu iniciativa no podría ser mejor para ellos en estos momentos. Ojala tener los medios para volar hasta Haití con cargamenteos de iniciativas, juguetes y chiringas cubanas, pero no perdamos las esperanzas, recuerda que la de ellos se ve más perdida y aún la mantienen en lo alto chiringa en mano. Ya veremos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s