Intelectual Gay responde a carta homofóbica circulada en Cuba

Publicado: 24 enero, 2011 en Cuba, homofobia, Polémica
Etiquetas:, , , , , ,

Marcha contra la homofobia en la Habana, Cuba

Cuando a finales de la semana pasada mi esposa me envió por e-mail la ya famosa y controvertida carta del señor  Oscar Cuevas Romeros, reavivamos en casa una vieja y polémica discusión entre mi compañera  y yo. La diversidad sexual fue una vez más el centro de debate, un tema que no deja de ser comidilla por estos tiempos debido a las encontradas y diversas miradas que sobre él persisten.

Un colega periodista y bloguero, gay, y defensor de su causa, le da hoy resuesta al villaclareño Cuevas tras sus opiniones sobre la pasada presentación del documental “Tabú” en el programa televisivo “Pasaje a lo Desconocido”, al que en su momento fuera invitada Mariela Castro Espín, Directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENSEX)

Sin más, los dejo con este rollo. Paquito tiene la palabra…

“La Chiringa”, desde La Habana

La homofobia está en los “Cuevas” ¿y es la hora de salir?

Tomado del Blog de Paquito el de Cuba

Tal y como les dije tres meses atrás en medio de mi polémica con el colega Luis Luque, cuando pronostiqué que la discusión pública sobre los derechos de las personas LGTB más temprano que tarde tomaría mayor temperatura en la sociedad cubana, acaba de comenzar una pequeña guerrita de emails sobre el asunto, a partir de un mensaje homofóbico que supuestamente envió un televidente al programa “Pasaje a lo desconocido”, luego de la exhibición semanas atrás del documental “Tabú”, sobre la diversidad sexual, con la comparecencia en el estudio de la directora del CENESEX, Mariela Castro Espín.

Como he estado casi fuera del “aire” cibernético por los motivos que conocen, por suerte me encuentro ya con que más de un amigo del grupo HxD respondió a los endebles argumentos del firmante, Oscar Cuevas Romeros, de Santa Clara (el pobre, cómo debe sufrir en esa ciudad emblemática de la diversidad sexual).

Con sintética precisión y en combativa y bien argumentada carta abierta, Camilo García y Alberto Roque explican muy bien tanto el contenido como las posibles intenciones ocultas que podrían andar detrás de la extensa circulación por correo electrónico de este ponzoñoso texto, cuyo contenido también ambos reproducen.

Así que mi opinión sobre el asunto irá en clave de humor, como una parodia de ese juego infantil de mi niñez sobre el cual también una vez les conté, cuyo estribillo decía “El conejo está en la cueva y es la hora de salir…”

Así, de los seis puntos que mencionas, estimado Cuevas del bello Oscar —nada que ver con las Cuevas de Bella Mar— te puedo comentar lo siguiente:

Primero:

Reinaldo Taladrid, conductor del espacio, nunca va a quedar bien con todo el mundo cuando aborde temas como este. Porque si bien a ti el polémico presentador te pareció “noble”, “con un rostro tímido y diferente, más bien complaciente, asustadizo” frente a su entrevistada, yo cogí tremendo berrinche al ver la manera en que reproducía y de algún modo daba crédito con sus preguntas a casi todos los lugares comunes y las posiciones más reaccionarias que circulan entre la población heterosexual más intransigente, con una ingenuidad que casi parecía un despiste cómplice de la homofobia. Por suerte, casi todo tuvo apropiada respuesta, dentro de los estrechos márgenes de argumentación que admite un programa televisivo.

Segundo:

Si según lo dicho por ti, “en Cuba no hay manifestaciones de homofobia”, no entiendo entonces por qué afirmas acto seguido que “el cubano tolera a los homosexuales y transexuales”. ¿Quién les pidió —a ti o a cualquier otro— que nos toleren?: Oscar, lo que queremos es que nos RESPETEN, y en el caso particular tuyo: que nos IGNORES.

Debo darte además una noticia mala y una buena: la primera es que no solamente “los hospitales de nuestro país hoy no pudieran funcionar” sin las personas LGTB —como afirmas homofóbica y prejuiciosamente—, sino que otras muchas instituciones, servicios y organizaciones sentirían grandemente nuestra ausencia. Pero por suerte, Oscar: la orientación sexual y la identidad de género NO SON CONTAGIOSAS (ese miedo solo lo sienten a veces quienes llevan en el alma la Bayamesa —orientación homosexual oculta—, tienen miedo a reconocerlo ante sí mismo, y un feliz día dicen ¡Eureka!)

Además, siento mucho que te “desagrade” —según tu torcida apreciación— el empeño del CENESEX y de Mariela por hacer lo que llamas  “una tormenta en un vaso de agua”. Te informo, sin embargo, que muchas cubanas y cubanos homosexuales, bisexuales y transexuales todavía consideramos la meritoria labor de esa institución como “una gota de agua en un océano” de prejuicios como los tuyos.

Así que, coge paciencia, porque entre todos, todas y todes (la intersexualidad es otra realidad oculta)  nos encargaremos de formar un ciclón en una palangana, luego un huracán en una piscina y hasta “si me dijeran, pide un deseo, yo pediría un rabo de nube…” desde la punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio.

Pero te doy la razón en un aspecto: a mí también me “irrita” el comportamiento grosero de muchos “individuos”, que “al igual que al delincuente y antisocial común”, manifiestan su homofobia con chistes o alusiones constantes sobre los “maricones”, maltratan de palabra y de obra a mujeres, ancianos, negros, impedidos físicos o personas LGTB, profieren obscenidades en los ómnibus, toman bebidas alcohólicas y arman trifulcas, en fin, esas expresiones machistas o hegemónicas típicas lamentablemente bastante extendidas, que no sé si a ti te escandalizarán tanto como las posibles conductas inadecuadas de algunas personas no heterosexuales, las cuales, por cierto, no describes en detalle: ¿A qué llamas “comportarse y cumplir las normas elementales de conducta social”, en nuestro caso? ¿A que mi pareja no me pueda dar un beso dentro de una estación de policía o a que una pareja homosexual intercambie la más simple muestra de afecto, como ir de la mano o pasar el brazo por encima del hombro o por la cintura, en algún lugar público? Si tu molestia responde a razones como estas, te auguro un síndrome de irritación permanente en un futuro cercano.

Tercero:

Te “fastidian” mucho —según refieres— “las contantes comparaciones” al tratar el tema de la “libertad de género”, entre Cuba y las tendencias actuales en los países de la “vieja y culta Europa”. No debes vivir muy “fastidiado” entonces, porque es ínfima la proporción que ocupan esos temas en nuestros medios de comunicación, sobre todo si los comparas con los de esa Cuba de “rumba, tabaco y ron” con la cual te sientes tan identificado.

Dices que ese “gran ajiaco cultural nunca fue sazonado con lesbianas y homosexuales”, lo cual evidencia tal vez tus ineptitudes culinarias o desconocimientos históricos: ¿no será que somos como la sal, aquel regalo que el Rey de la fábula rechazó, y luego tuvo que admitir como uno de los condimentos más preciados, aunque invisible y subvalorado?

Ah, y recuerda que como somos “isleños caribeños que no nos parecemos a nadie más” —de acuerdo con tus propias palabras—también hicimos “un cambio tan brusco en la manera de pensar, en la idiosincrasia y en el comportamiento” como la Revolución, hace ya 52 años, para beneficio de todas y todos. En este terreno del respeto al derecho a la libre orientación sexual e identidad de género, el aprendizaje —contrario a lo que dices— ha transcurrido con dolorosas y terribles experiencias, muy lentamente.

Cuarto:

Ojalá un día Cuba pueda destinar “millones de dólares” a las campañas por el Día mundial de Lucha contra la Homofobia, como aseguras que sucede ahora.  Supongo que cuando eso ocurra, tanto tus problemas como los míos estarán resueltos casi todos, y con tanto dinero que tendríamos para ese asunto, a lo mejor hasta ya te percataste de tus atavismos culturales en materia de diversidad sexual.

Quinto:

Yo también preferiría que gastáramos recursos en muchas, muchas, muchas cosas útiles, necesarias y lindas, algunas incluso urgentes, como varias de las que mencionas en el campo de la salud pública, y en otras muchas esferas de la vida cotidiana. Pero primero me parece que tendríamos que tener el dinero, o esperar al arribo del comunismo científico en un mundo utópico sin la dictadura implacable del capital.

Mientras tanto, hay que ganarse los pesos con nuestro trabajo y repartir los quilos entre todas las urgencias humanas, con la mejor sabiduría y sensibilidad posible, donde ningún sufrimiento o tristeza es menor o peor que otro: ni tu infertilidad, ni la cirugía de reasignación sexual de una persona transexual que lo requiera, merecen discriminación.

ÚLTIMO:

Tienes “confianza” en que “consulten al pueblo”, pero a la vez recelas de nuestro Parlamento y lo acusas de “cocinar” propuestas a sus espaldas —supongo que aludes así al proyecto de nuevo Código de Familia que todavía no circula entre los diputados, pero que está previsto en el plan de la actual legislatura, para satisfacción de las personas LGTB y la inquietud de muchos homofóbicos que presuntamente podrían estar retardando su discusión, solo porque incluye entre las propuestas de modificación la unión legal entre parejas del mismo sexo—.

Además juzgas y casi condenas con evidente mala intención a otras instituciones de nuestro Estado, el mismo que representa al pueblo que —según tú— “ha demostrado en estos más de 50 años no estar equivocado”. Así que te pregunto, igual a como me dicen a veces los “comecandelas” que critican a la Revolución cubana: ¿tú estás con los indios o con los cowboys?

En fin, Oscar Cuevas Romeros, como expresas al final de tu confuso y confundido mensaje, “otro gallo cantará un día”: ¡KIKIRIKÍ, fuera la homofobia de AQUÍ!

Carta homofóbica de Oscar Cuevas Romeros.

Reinaldo Taladrid: Esperé a ver la segunda parte del documental  Tabú para hacer, por esta vía,  algunos comentarios del programa y el tema.

Primero:
No era el acostumbrado periodista, hacedor de preguntas difíciles, agresivo, capaz de poner en situaciones difíciles al “especialista del tema”, que interrumpe cuando no le contestan lo que él quiere, que insiste en preguntas polémicas, no, esta vez Pasaje  tenia a un noble “conductor”, con un rostro tímido y diferente, más bien complaciente, asustadizo, con preguntas evidentemente conciliadas con su “oponente”. No debiste hacer ese programa  pues como yo, muchos cubanos perdimos un poco de confianza en ti.
Segundo:
Lo que más me desagrada del tema es el empeño del CENESEX y de Mariela Castro Espín de hacer del este una tormenta en un vaso de agua.  En Cuba no hay manifestaciones de homofobia. El cubano tolera a los homosexuales y transexuales.  Solo irrita el comportamiento grosero de muchos de estos individuos, al igual que al delincuente y antisocial común, cuando no sabe comportarse y cumplir las normas elementales de conducta social. (Si fuera de otra manera los hospitales de nuestro país hoy no pudieran funcionar).
Tercero:
Mariela Castro, usted querido periodista y yo nacimos en Cuba y no en Europa. Fastidia mucho las contantes comparaciones al tratar el tema de la “libertad de género”, entre Cuba y las tendencias actuales en los países de la “vieja y culta Europa”. Cuba es rumba, tabaco y ron, es el gran ajiaco cultural que nunca fue sazonado con lesbianas y homosexuales.  Ni antes del 59 ni después nos dijeron que “eso era bueno” o que “era normal”. ¿ Cómo empeñarse en un cambio tan brusco en la manera de pensar, en la idiosincrasia y en el comportamiento de estos isleños caribeños que no nos parecemos a nadie más?. Este comportamiento de la doctora Castro Espín provoca más rechazo que adeptos.
Cuarto:
Mi esposa y yo batallamos durante años para lograr que ésta saliera embarazada. Finalmente no lo logramos aún cuando ella fue diagnosticada como una mujer fértil y el resto de las pruebas fueron satisfactorias. Puede ser que la Dra. Castro Espín  no sepa que solo en la “Capital de todos los Cubanos” existe (en el Vedado)  consultas con tecnología para atender los miles y miles de casos de parejas que no logran procrear, que hay que hacer colas inmensas para lograr que un especialista te atienda.  En mi provincia esta es una de las especialidades más demandadas y a la cual el sistema de salud no le presta la más mínima atención. Sería bueno que la  encumbrada doctora supiera que no todos tenemos la suerte y el dinero del reconocido pelotero Eduardo Pared que para lograr el embarazo de su pareja tuvo que permanecer por un año en México ¿ por qué el Cenesex no se ocupa de este tema y destina parte de los millones de dólares que se gastan en campañas por el día mundial contra la homofobia  para impulsar un programa de atención a la reproducción en un país donde la mujer no logra ni las tasas de reproducción que garanticen su remplazo?.
Quinto:
Preferiría que se gastara dinero (divisa)  en comprar colchones y pomadas anti escaras para los miles de personas encamadas, o la materia prima que los cientos de medicamentos faltantes hoy en las farmacias demandan, o para mejorar el estado de importantes áreas  hospitalarias, prácticamente en ruina. Preferiría fuertes campañas (con financiamiento, como lo logra el Cenesex) para atender los pacientes y los familiares de la demencia senil, para lograr que las madre parturientas dispongan de culeros desechables, para enfrentar con mas efectividad el tema del consumo de droga, alcohol y tabaco. Cuando estos problemas se estén atendiendo adecuadamente pudiéramos entonces pensar en las operaciones para el cambio de sexo.
ÚLTIMO:
Tengo la confianza de que cualquier modificación a la legislación actual que pretenda cambiar los principios y los lineamientos concebidos y aprobados en la actual constitución,  se consultará al pueblo, el que ha demostrado en estos más de 50 años  no estar equivocado.  No creo que a alguien se le ocurra presentar las propuestas que se “cocinan” a la Asamblea  Nacional sin tener la consideración del electorado. Nadie tiene derecho a utilizar recursos financieros del País y que son del pueblo para hacer cuantas campañas publicitarias le de la gana haciendo uso de la fuerza que le confiere el cargo, acaso esto no es desvío de recursos, violación de la legalidad o corrupción autorizada y respaldada? Otro gallo cantará un dia.
Oscar Cuevas Romeros.
Santa Clara. Villa Clara.

 

Reinaldo Taladrid: Esperé a ver la segunda parte del documental Tabú para hacer, por esta vía,  algunos comentarios del programa y el tema.

Primero:

No era el acostumbrado periodista, hacedor de preguntas difíciles, agresivo, capaz de poner en situaciones difíciles al “especialista del tema”, que interrumpe cuando no le contestan lo que él quiere, que insiste en preguntas polémicas, no, esta vez Pasaje tenia a un noble “conductor”, con un rostro tímido y diferente, más bien complaciente, asustadizo, con preguntas evidentemente conciliadas con su “oponente”. No debiste hacer ese programa  pues como yo, muchos cubanos perdimos un poco de confianza en ti.

Segundo:

Lo que más me desagrada del tema es el empeño del CENESEX y de Mariela Castro Espín de hacer del este una tormenta en un vaso de agua.  En Cuba no hay manifestaciones de homofobia. El cubano tolera a los homosexuales y transexuales.  Solo irrita el comportamiento grosero de muchos de estos individuos, al igual que al delincuente y antisocial común, cuando no sabe comportarse y cumplir las normas elementales de conducta social. (Si fuera de otra manera los hospitales de nuestro país hoy no pudieran funcionar).

Tercero:

Mariela Castro, usted querido periodista y yo nacimos en Cuba y no en Europa. Fastidia mucho las contantes comparaciones al tratar el tema de la “libertad de género”, entre Cuba y las tendencias actuales en los países de la “vieja y culta Europa”. Cuba es rumba, tabaco y ron, es el gran ajiaco cultural que nunca fue sazonado con lesbianas y homosexuales.  Ni antes del 59 ni después nos dijeron que “eso era bueno” o que “era normal”. ¿ Cómo empeñarse en un cambio tan brusco en la manera de pensar, en la idiosincrasia y en el comportamiento de estos isleños caribeños que no nos parecemos a nadie más?. Este comportamiento de la doctora Castro Espín provoca más rechazo que adeptos.

Cuarto:

Mi esposa y yo batallamos durante años para lograr que ésta saliera embarazada. Finalmente no lo logramos aún cuando ella fue diagnosticada como una mujer fértil y el resto de las pruebas fueron satisfactorias. Puede ser que la Dra. Castro Espín  no sepa que solo en la “Capital de todos los Cubanos” existe (en el Vedado)  consultas con tecnología para atender los miles y miles de casos de parejas que no logran procrear, que hay que hacer colas inmensas para lograr que un especialista te atienda.  En mi provincia esta es una de las especialidades más demandadas y a la cual el sistema de salud no le presta la más mínima atención. Sería bueno que la  encumbrada doctora supiera que no todos tenemos la suerte y el dinero del reconocido pelotero Eduardo Pared que para lograr el embarazo de su pareja tuvo que permanecer por un año en México. ¿ por qué el Cenesex no se ocupa de este tema y destina parte de los millones de dólares que se gastan en campañas por el día mundial contra la homofobia  para impulsar un programa de atención a la reproducción en un país donde la mujer no logra ni las tasas de reproducción que garanticen su remplazo?.

Quinto

Preferiría que se gastara dinero (divisa)  en comprar colchones y pomadas anti escaras para los miles de personas encamadas, o la materia prima que los cientos de medicamentos faltantes hoy en las farmacias demandan, o para mejorar el estado de importantes áreas  hospitalarias, prácticamente en ruina. Preferiría fuertes campañas (con financiamiento, como lo logra el Cenesex) para atender los pacientes y los familiares de la demencia senil, para lograr que las madre parturientas dispongan de culeros desechables, para enfrentar con mas efectividad el tema del consumo de droga, alcohol y tabaco. Cuando estos problemas se estén atendiendo adecuadamente pudiéramos entonces pensar en las operaciones para el cambio de sexo.

ÚLTIMO:

Tengo la confianza de que cualquier modificación a la legislación actual que pretenda cambiar los principios y los lineamientos concebidos y aprobados en la actual constitución,  se consultará al pueblo, el que ha demostrado en estos más de 50 años  no estar equivocado.  No creo que a alguien se le ocurra presentar las propuestas que se “cocinan” a la Asamblea  Nacional sin tener la consideración del electorado. Nadie tiene derecho a utilizar recursos financieros del País y que son del pueblo para hacer cuantas campañas publicitarias le de la gana haciendo uso de la fuerza que le confiere el cargo, acaso esto no es desvío de recursos, violación de la legalidad o corrupción autorizada y respaldada?. Otro gallo cantará un dia.

Oscar Cuevas Romeros.

Santa Clara. Villa Clara.

comentarios
  1. juancito dice:

    Apoyo incondicionalmente al compañero Cuevas, al igual que el yo y mi esposa no opdemos concebir un bebe, porque nuestro pais no tiene la tecnica, y en contraste destina muchisimos recursos a crear condiciones materiales y humanas para el cambio de sexo… lo cual es algo puramente cosmetico, y una malcriadez…
    llamenme incluto, bruto, etc etc.. no me importa…
    ESTOY LANZANDO UNA CAMPAÑA PARA PROMOVER LA INVERSION EN EL TEMA DE LA FERTILIZACION INVITRO EN CUBA….
    con nuestros salario no podemos costearnos eso….

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s