Martí, el ojo del canario y Fernando Pérez

Publicado: 31 enero, 2011 en Cuba, José Martí, Televisión
Etiquetas:, , ,

Por Rosa Rodríguez Cubela, especial para “La Chiringa”
El mejor regalo de la TV el 28 de enero, viernes en la noche: Martí, el ojo del canario. Hace ya varios meses que se habla de la película de Fernando Pérez y en todas las ocasiones las críticas se han pronunciado a favor del filme, sin embargo yo escéptica, aún después de haber escuchado en entrevistas a Fernando, Broselianda y a otros actores, me resistía a la idea de ver a Martí en el celuloide. Temiendo a una decepción prolongaba mi encuentro con la cinta, queriendo conservar ese misterio que es Martí, como bien dice Lezama.
Finalmente sin escuchar a Rolando Pérez Betancourt, uno de mis críticos preferidos, por no hacer apologías a los filmes y ser todo lo sincero que se puede en la TV, me dispuse no con mucho entusiasmo a ver la cinta.
Realmente hoy amanecí con la idea de escribir las emociones que me produjo y creo que no podré. Fernando nos ofrece un Martí niño nunca visto por nosotros, pero además creíble. Como dice el propio Director, en ese actor niño estaban los ojos del apóstol, no tenía que hablar, simplemente nos enseñaba el mundo, su mundo con la mirada. Sin dudas la elección no pudo ser mejor. El Martí joven más comunicativo, también nos dio la grandeza del hombre que ya despuntaba ser.
Muchos de los estudiosos de la obra y vida del apóstol conocen de esta figura paterna, mas ahora se nos presenta un hombre “boca negra “que se debate entre los principios de justicia y su condición de español, además de su férrea educación y su concepto de familia que no lo hacen titubear ni utilizar la violencia cuando de poner orden se trata. La gran mayoría solo recuerda a la madre dolida y asustada detrás del único hijo varón que le ha salido inteligente y patriota, la madre que sale en su búsqueda cuando los sucesos del teatro Villa Nueva, sin saber siquiera donde podría estar, luego Martí lo reflejaría en sus versos.
La niñez endurecida por su padre que lo amaba, por el entorno pobre y la fraternidad con las hermanas, se descubre en la cinta con tal fluidez que no cabe duda de que así sucedieron las cosas. Sin cambiar puntos ni comas.
La película emociona por las actuaciones, las recreación de la época, por esos actores a los que no se les puede señalar mejor que otros, a esos Martí actuados tan limpiamente.
Ahora queda esperar que nuestra TV no comience a aburrirnos con ella, poniéndola tres veces al año, como desafortunadamente se ha hecho con “Clandestinos” y con otros filmes víctimas de fechas señaladas. Que esta película sea siempre bien recibida y no por cansancio, porque realmente merece un lugar distinguido, por su buen arte y por el Martí que no conocíamos. El que nos entregó Fernando Pérez y su elenco actoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s