Exámenes provinciales o desorden en la Provincia

Publicado: 28 julio, 2011 en Cuba
Etiquetas:, ,

Por: Rosa Rodríguez Cubela, especial para “La Chiringa de Cuba”

Lo que ha sucedido este fin de curso 2010/2011 con los exámenes finales  aquí en la capital ha sido lo nunca visto. Me he preocupado  porque deja mucho que desear el modo que esta vez ha puesto en marcha la Dirección Provincial de Educación para confeccionar los exámenes. La verdad no sé si es un sistema  experimental  o  si  es que se han visto afectados por el síndrome de las vacas locas, pero lo cierto es que nada les ha salido bien.

Estos exámenes de enseñanza media, elaborados por los metodólogos provinciales y con el estricto cuidado de que ningún profesor o metodólogo intermedio supiera el contenido a evaluar, cayeron por decirlo de algún modo, en manos de otros, quizás “por  el tan riguroso cuidado que se quiso tener”. Y esto ha traído fatales consecuencias, las que no sé si por corrupción o favoritismos de la “elite”, huelgan maliciosos comentarios. En fin, que sin darle muchos rodeos al asunto, la filtración se ha sido inevitable.

Supongo que este fenómeno de negativo desenlace haya sido suerte para algunos y desgracia para otros, pero lo que sí puedo dar por seguro es que al final del camino los victimarios, tanto de un lado como de otro, siempre terminan siendo los estudiantes.

Haciendo un detallado análisis y partiendo de las informaciones e impresiones recogidas por diversas fuentes de información sobre el tema, pudiera asegurar que este “bien organizado equipo de trabajo” en ocasiones no tuvo en cuenta los objetivos docentes que ellos mismo habían dado a los estudiantes para ser evaluados. Un ejemplo claro fue con la asignatura de Ciencias en noveno grado, donde siendo un examen de nivel provincial, cada municipio evaluó objetivos diferentes.

Es gracioso pero los alumnos lo han tomado como un espectáculo. La revalorización de Literatura en 11no grado rompió las expectativas, ya que después de dos horas en aquel raro examen y seguros de que no era esa otra patraña imperialista, una orden de arriba llegó de repente  indicando descartar lo respondido hasta ese momento, pues las nuevas indicaciones daban cuenta de que la única pregunta de ese examen era la número uno, por lo que las cuatro restantes serían dictadas en ese momento. Al parecer redactadas a última hora una vez detectado el inaudito fraude.

¿Dónde quedó el respeto a los estudiantes? Es cierto que a veces no son todo lo bueno  que queremos, ni tan preocupados, ¿pero qué pasará si son los máximos responsables quienes comienzan a faltarle el respeto al estudiantado? ¿Cómo podrán  entonces  guiarlos, educarlos, o hacer que  se les tenga confianza?

Pero no son estas las únicas interrogantes. Digamos: ¿en qué posición quedan los profesores que dieron certeza de sus contenidos? ¿Qué sucedió con los objetivos docentes instruidos por las autoridades provinciales de educación en los diferentes niveles? ¿Cómo responderán los metodólogos, jefes de enseñanza, o responsables inmediatos ante estas irregularidades? Es fácil adivinar…Hasta hoy no hay respuestas más que la que a mí personalmente me dieron: “desgraciadamente los victimarios son los alumnos”, es decir, la soga siempre se parte por el lugar más débil y…esto en algunas ocasiones no siempre es así.

Pero ahí viene la parte fea, las respuestas dictadas, las ayudas incorrectas, es decir con errores, y el extremismo de no aclarar nada, ni siquiera leer el examen. Y está bien,  entiendo  que no lo lean, pero tampoco la redacción de estos puede ser a base de adivinanzas como las hubo en algunos temarios, o que te digan a medio examen que ese no es el que tienes que responder.

Lo cierto es que esto propició una enorme cantidad de suspensos o de alumnos aprobados por fraude, bajas notas, descontento, habladurías, y por si fuera poco, en muchos centros los alumnos con derecho a subir nota no tuvieron el beneficio del repaso del profesor, no se les permitió asistir a esos encuentros y lo que es más, sobre ellos pende la sentencia de no subir ni un punto. ¿Para qué entonces le asiste el derecho de volver a examinar?

Por otra parte, el derecho a revisar el examen es nulo y hay que conformarse con que la Dirección del centro le diga al alumno dónde le dieron menos puntos, así que la opción de revisar su prueba ante un especialista y con la clave de puntuación en la mano ha quedado sencillamente abolida, por lo que con ese tipo de revisión prácticamente se inhabilita la posibilidad de hacer un análisis verdaderamente serio y crítico como el que cada uno de nuestros alumnos se merece.

Pero… el culpable de que todo esto suceda no es la Revolución. Yo diría más bien que sí lo son los ineptos que están detrás de los escritorios inventando, fabulando, tejiendo imaginerías sin poner los pies sobre la tierra. Esos que hacen pruebas de alto quilate sin comprobar o no querer saber que tenemos un personal muy joven en las aulas y que no siempre las clases son las mejores, y que por consecuencia esta carencia de profesores de experiencia afecta al sistema educacional.

He de poner punto final y no sé cómo, queda mucho más que decir, pero me he extendido y no quiero ser yo el flagelo de la educación, indiscutiblemente uno de las grandes conquistas revolucionarias. No obstante, creo que valdría la pena llamar a análisis a los responsables de tan inconcebible desastre e irrespeto con educadores  y alumnos.

Lamento la comparación, pero cuando me formé como profesora bajo la tutela de José Ramón Fernández…otro gallo cantaba.

comentarios
  1. Deysita dice:

    Somos muchos los dolidos con lo que hoy sucede en nuestras aulas, porque aquellos que nos formamos como profesores y que hoy por cosas de la vida (BIEN OBJETIVAS), no estamos en las aulas, sabemos cuánto representa para el alumnado el respeto al profesor, al MAESTRO. Yo diría más, estamos fomentando el fraude, la desidia, la indolencia, el facilismo, el paternalismo y tantos otros vicios a los que constantemente nos llaman a erradicar y a enfrentar. Sin embargo, lo que más nos duele, es que estos “problemillas” son del conocimiento de toda la población y por tanto de aquellos que hoy tienen la responsabilidad de lograr encaminar nuestro sistema educativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s