Archivos para agosto, 2011

La foto del día: Manisero carbonero

Publicado: 31 agosto, 2011 en Cuba

Como se puede apreciar en la foto del día, la inventiva y originalidad de los cubanos no tiene límites. En esta ocasión el lente inquieto de “La Chiringa de Cuba” voló hasta las afueras del teatro Mella de nuestra capital, donde un trabajador por cuenta propia vendía a los allí presentes los maníes más calienticos y tostaditos de toda la Habana. ¿La formula? Un pequeño fogón de carbón en forma de parrilla ubicado justamente debajo del recipiente metálico que resguarda el sabroso aperitivo.

¡Ingenioso verdad! Para mayores detalles observe en la foto la llama del carbón encendido señalada por la flecha amarilla.

Carlos Alberto Pérez Benitez
La Chiringa de Cuba

En el teatro Mella

La fruta madura y el carburo

Publicado: 26 agosto, 2011 en Cuba, emigración
Etiquetas:

Cuando leo análisis como el que a continuación les propongo, me enorgullece cada vez más ser el cubano que soy. Su autor, a quien solo conozco por vagas referencias, me parece un aterrizado y valiente analista de la política y la sociedad cubana de hoy, y aunque confieso que no me siento totalmente identificado con los planteamientos de su texto, es justo reconocer que este tipo razonamientos son los que verdaderamente harían falta escuchar en plenarios de reuniones partidistas u otras de semejanza.

Creo además, y asumo parte de responsabilidad en ello, que levantar la mano unánimemente ante cualquier propuesta de la acera del frente no es más que un gesto vago, vacío e impulsivo que lejos de acercarnos a la solución de nuestros problemas, nos ha hecho navegar durante largas décadas en el burocratismo, la mediocridad, y la incompetencia. Pienso sin embargo, que debatir, disentir en el sentido revolucionario, y sobre todo proponer soluciones valientes e incómodas, nunca facilistas, es lo que necesitamos en nuestro país en tanto comprendamos de una vez y por todas que en la oposición a las nuevas ideas, está la riqueza y el éxito de toda propuesta, de lo contrario, se corre el riesgo de convertirse en mandato autocrático vertical, el que generalmente termina asumiéndose de la misma manera.

No los demoro más y los exhorto a adentrarse en este texto sugerido por el colega Alejandro Cruz, editor del blog Cubano1erPlano.

Carlos Alberto Pérez Benítez

“La Chiringa de Cuba”

La fruta madura y el carburo

Si la “fruta” llegara a madurar, habría que “agradecerlo” al carburo neoestalinista implantado en Cuba en nombre del “socialismo y el poder de la clase obrera”

Por: Pedro Campos

En abril de 1823, el Presidente norteamericano John Quince Adams estableció su conocida política de la “Fruta Madura” para Cuba: “Hay leyes de gravitación política, como de gravitación física, y Cuba, separada de España, tiene que gravitar hacia la Unión…No hay territorio extranjero que pueda compararse para los Estados Unidos, como la isla de Cuba…ha venido a ser de trascendental importancia para los intereses políticos y comerciales de nuestra Unión”.

Han transcurrido 188 años, y la fruta no acaba de madurar; pero la importancia estratégica política, militar y económica de Cuba para el imperio, no ha disminuido un ápice.

Hoy por hoy y cada día más, el anexionismo como concepción política, entre los cubanos, se reduce a pequeños segmentos en la extrema derecha, sin ningún predicamento en la población. En Cuba, incluso los grupos antigubernamentales, de alguna significación, han tomado clara distancia del anexionismo clásico y muchos se han pronunciado contra el bloqueo y las políticas agresivas de EE.UU. contra Cuba. (más…)

El casamiento de la transexual Wendy Iriepa con el activista gay Ignacio Estrada generó revuelo dentro del activismo cubano y no porque haya ocurrido el mismo día que Fidel Castro cumplió 85 años, el pasado sábado 13. Antes de comprometerse en matrimonio, Iriepa era promotora de salud del Cenesex y tenía una relación muy cercana a su directora, Mariela Castro Espín. “Seremos la primera boda gay en Cuba”, dijo ella, un día antes del casamiento. Sin embargo, desde el Cenesex aclararon que “la primera boda de una persona transexual ocurrió a fines de la década de los ’80, tras la exitosa cirugía de Mavi Suset, realizada por especialistas cubanos”.
Otro punto espinoso de esta boda es la abierta oposición de Estrada al gobierno cubano y el sospechoso interés que despertó el hecho en la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana. “No quiero que sea vista como algo político, aunque es un regalo para Fidel y no me preocupa lo que piense el gobierno”, aclaró Wendy, quien recibió las felicitaciones de Castro Espín. Esta transexual se operó en 2007, gratuitamente, por gestión del Cenesex, y recibió este año la documentación oficial que avala el cambio de identidad sexual.
“Aunque no lo quieran admitir, ésta es la primera boda gay de Cuba”, insistió Estrada, miembro del Observatorio Cubano de los Derechos LGTB, una organización no gubernamental. Las dudas, más allá de que sea o no histórico el matrimonio, también apuntaban a la conformación de la pareja. “Siempre dije que era gay, pero con Wendy es totalmente diferente, por primera vez en mi vida me confieso confundido, hoy no sé ni lo que soy, lo que realmente sé es que estoy enamorado de una mujer”, deslizó el novio.
Por su parte, Wendy sostuvo que Estrada “es gay, pero es hombre” y agregó: “Tiene un pene y me hace feliz. El es una cajita de sorpresas. Yo tuve un pene, que usé en una época porque tuve que prostituirme. Si debo recurrir a un juguete sexual para complacerlo, lo voy a hacer”. La boda también sufrió un repentino cambio de madrina. En principio, según Wendy, iba a ser Castro Espín, pero se rehusó al saber que Estrada es opositor; finalmente fue Yoani Sánchez, disidente conocida por su blog Generación Y.
Tomado de Página 12, Argentina

Vivir fuera de Cuba no es jamón

Publicado: 22 agosto, 2011 en Cuba, emigración
Etiquetas:, ,

Por El Yoyo

Vivir fuera de Cuba no es jamón. No señor.

Lo que sí he aprendido es que hay varias etapas por las que se pasa y son más o menos así:

La primera: el obstinamiento…

Todavía estás en Cuba. No tienes claro dónde vas a aterrizar, pero no importa, siempre que no veas más nunca un camello, ni el verano sin ventilador, ni un apagón… Estás en la cuerda floja: que si me voy, que si no me voy…

La segunda etapa. Los “combatientes” de inmigración enseñan que todo puede ser peor…

– Maratónica espera: la tarjeta blanca, la liberación profesional, el pasaporte, la carta de invitación, el giro del dinero…

El acto final: aeropuerto José Martí con tu familia. Ha sido un camino largo y temes que todavía algo se puede joder.

El uniforme de inmigración aún te hace temblar. Vives momentos de tensión, el guardia de inmigración estudia de punta a cabo tu pasaporte como en una novela de espionaje, ¿qué carajo buscará? Al mismo tiempo, mira 40 veces el espejo que tienes a tu espalda, será pa´ vacilarte, pa’ ver si te haces caca en los pantalones; sudas copiosamente. Te pregunta que ¿a dónde vas? ¿porqué te vas? También quiere saber si vas de visita por tres meses y, claro, si vuelves… “Sí, espérame sentado”, piensas tú en ese momento, pero respondes: “Sí compañero, por supueeeesto!” Finalmente te pone el cuño. ¡COÑOOOO…!

¡Un momento! ¿Y ahora por qué el avión sale con retraso? Seguro que es por mí. ¡Usted verá! De seguro alguien se enteró de los 40 “fulas” que le pagué al director de mi empresa por firmar la carta de liberación. Bueno, si taita Julián hubiera podido comprar su carta de libertad por 40 dólares, la historia de Cuba habría sido otra…

Finalmente, el avión levanta vuelo y entonces te vuelve el alma al cuerpo.

– Pero entonces viene el papelazo, una etapa que empieza en el avión… en especial para los millones que nunca hemos montado uno ni hemos salido fuera de Cuba. ¿Cómo se cierra el cinturón? No te atreves a pedir una Coca-Cola, no vaya a ser que “no te toque” o que la aeromoza (fuera de Cuba se llaman azafatas) te dé una mala contesta. Aprender a usar un celular cuesta trabajo pero entender cómo hacer uso de tus libertades es una labor titánica. Y, como si fuera poco lo que tienes que asimilar y aprender, te empiezan a hablar en términos extraños: ¿qué cosa es un seguro, para qué sirve? ¿Cómo, que tienes que sacar dinero del banco en un cajero automático? ¿Cómo se usan las tarjetas de crédito? Además, hay que aprender a usar el teléfono para todo: si vas a visitar a alguien tienes que llamar, si te vas a demorar, también tienes que llamar… Si te invitan a comer en una casa, debes llevar flores o una botella de vino, algún detalle. Encima, al otro día hay que llamar para dar las gracias por tan agradable velada, aunque la comida te haya dado diarreas. Los cubanos se vuelven muy susceptibles en el exilio y esperan que les agradezcas sus gentilezas contigo, lo cual es normal, pero no una vez sino muchas, muchas veces. (más…)

Nueve meses atrás no tenía ni idea de que hoy pudiera ofrecerle a mis lectores un “resumen” de lo más pegáo de “La Chiringa de Cuba”. Más me sorprende aún que sean nada más y nada menos que 150 publicaciones las que aquí ofrezco, pero les confieso que pensando en los suscriptores que llegaron algo rezagados al blog, así como en los nuevos lectores y foristas que se han incorporado en los últimos meses, he querido hacer mi propio collage de lo que he considerado mejor y más pertinente entre las otras tantísimas publicaciones que desde esta bitácora se han emitido.

Aprovecho además, y de paso también me tomo unas vacaciones junto a mi esposa partiendo hacia su otro hogar en la provincia más occidental de nuestro país. Una semana será suficiente, creo, para curar una musa herida, un agotamiento de medio año, y un alma borracha de tanto bullicio y agitación citadina.

Nos leemos pronto…

Un abrazo a todos

Carlos Alberto Pérez Benítez
“La Chiringa de Cuba”

1. Del reordenamiento laboral y salarial en Cuba… http://wp.me/preeT-1Hc (Mi primera colaboración para un blog y mi inspiración para crear mi propio espacio: “La Chiringa de Cuba”

2. Si de “blogazos” es la guerra que se nos hace… http://wp.me/p1btzL-2T

3. Hacia dónde vuela esta Chiringa http://wp.me/P1btzL-12 

4. Leo Brower no se dejó provocar en la entrega del premio SGAE http://wp.me/p1btzL-3P

5. Aprueban nueva edición de ortografía del idioma español http://wp.me/p1btzL-4r

6. Punta Brava: ¡Nadie más puede decir lo contrario! http://wp.me/p1btzL-4E

7. Cuba no escapa de la candanga WikiLeaks… http://wp.me/p1btzL-5h

8. Los 500 memos de la SINA… http://wp.me/p1btzL-5O

9. La ironía del día- “Conjeturas”… http://wp.me/p1btzL-67

Música: Un Baby Lores herido arremete contra los Premios Lucas 2010 http://wp.me/p1btzL-6J

10. Preguntas sobre Wikileaks: ¿un “destape” mediatizado o un “destape” controlado? http://wp.me/p1btzL-5c

11. De frikis, mikis, repas y algo más… http://wp.me/p1btzL-71

12. La ironía del día: Made in…??? http://wp.me/p1btzL-79

13. Punta Brava: Con el futuro en las manos http://wp.me/p1btzL-6t

14. Parlamento cubano analizaría legalización de parejas homosexuales en julio próximo http://wp.me/p1btzL-7S

15. Mi blog y mis razones para defender Cuba http://wp.me/p1btzL-xi /

16. … ya no somos los de antes?… http://wp.me/p1btzL-86

17. Al final, solo ellos se engañan… http://wp.me/p1btzL-8b

18. Punta Brava: ¡A partes iguales! http://wp.me/p1btzL-8i

19. Cuba: Bastardos sin gloria salen de la SINA http://wp.me/p1btzL-8v

20. La ironía del día: Esperanza de vida… http://wp.me/p1btzL-8T (más…)

Ciudadano modelo

Publicado: 9 agosto, 2011 en Cuba, Transporte público
Etiquetas:,

El tiempo parecía interminable a la espera de aquel ómnibus que no llegaba. Después de 45 minutos el fuerte sol ya castigaba a todos, y era casi utópico adivinar un trozo de sombra en el agujereado techo de aquella destruida “Parada”. Como espejismo en pleno desierto finalmente llegaba la ruta 9, cuyo rumbo pretendía alcanzar el municipio capitalino Playa. Al abrirse la puerta una estruendosa bulla a ritmo de reggaetón nos dio la “bienvenida”, y como instinto natural el chofer se incorporó a taponar con su mano izquierda la alcancía de recaudación, mientras con la derecha recogía altaneramente la colecta monetaria de cada pasajero. Sin vergüenza, y con mucho menos escrúpulos, advertimos como el individuo parado frente a todos desviaba a su bolsillo los pesos sólidos mientras a la garganta de la manipulada alcancía solo iban a parar las monedas de veinte y cinco centavos. ¡Nadie dijo nada!

La sorpresa de encontrar la guagua casi vacía me hizo avanzar con rapidez hacia el fondo, donde pretendía ocupar uno de los asientos vacíos. Mi paso acelerado y mi inocencia me impidieron calcular bien el terreno, así que casi llegando a mi objetivo…!kataplún! Caí doblado en pleno pasillo del bus, atrapado por mi pie derecho hundido a casi 20 pulgadas de profundidad, y abrumado en un total desconcierto. Una vez incorporado, trabajosamente logré sacar el pie sin lesiones ni daños por la maquinaria o la carretera, pues con algo de suerte el incidente tuvo lugar en la parte trasera y más elevada de esa sauna rodante. ¡No me lo podía creer!, un hueco tan peligroso en un trasporte público, y activamente en servicio. ¿Cómo es posible que semejante huraco haya pasado por inadvertido? ¿Quién responde ante tanta irresponsabilidad con el pueblo?

Según me cuenta mi padre, ex inspector de ómnibus urbanos de La Habana en los años 70, 80, e incluso en la conflictiva década del 90, el cuerpo de inspectores de aquel entonces hacía todo por garantizar la debida limpieza de las guaguas, el estricto cumplimiento de los horarios de circulación, y la salida de los carros de la terminal en su óptimo estado técnico. Hoy ese cuerpo de inspectores ya no existe y como todas las cosas que se deterioran por la falta de atención, el resultado final resulta catastrófico.

Minutos después, casi a la hora de bajarme, como si en perfecto guión para mortificar mi tarde estuviera escrito, una “parada de conveniencia” finalmente me hizo perder la paciencia. El chofer del ómnibus 5076 había decidido que ese era su horario de merienda, así que arbitrariamente decidió estacionar en pleno horario laboral frente a una cafetería mientras se disponía “a resolver su problema”. Así, y haciendo caso omiso a la reacción y reproches de muchos pasajeros, el chofe se aprestó a merendarse tranquilamente un pan con tortilla y un refresco, aperitivo al que después incorporó un café y un cigarrillo, el que por supuesto, terminó de fumar encima de la guagua.

Poco después de bajarme de aquella pesadilla llegué al Banco Metropolitano donde debería recoger mi nueva tarjeta magnética, pero el desolado panorama del lugar me advertía que algo andaba mal. Así fue. Eran las 3 y 35 y el horario de atención al público que rezaba en la puerta de la entidad bancaria (de 07:00 am a 03:30 pm) me dejaba claro que la inoportuna merienda de un chofer irresponsable había condenado mi tarde en un viaje al vacío. Fue ese el preciso momento que sentí enormes ganas de gritar a viva voz mis 50 verdades y cuanta rabia me corría por dentro, pero una vez más opté por la postura del ciudadano modelo, así que di la batalla por perdida una vez más. ¿Ciudadano modelo? Sí, ese que a pesar de tantos tropiezos en la Cuba de estos tiempos elige una y otra vez tragar en seco y pensar que habrá un mañana despojado de tanta burocracia, mentira e ineficiencia.

Por mi parte, yo sé que actué mal, pero me queda la infinita seguridad de que no muy lejos de mañana estaré viviendo un nuevo capítulo de esta larga serie que ya rebasa los 50 capítulos, y donde no me caben dudas tendré sobradas oportunidades para corregir mi postura. ¿Usted lo duda? Vivir para ver…

Carlos Alberto Pérez Benítez

“La Chiringa de Cuba”

Tengo un amigo que se me confiesa fanático número 1 de “La Chiringa de Cuba”, y yo me rio. Contradictoriamente y para mi sorpresa, también dice ser mi mayor detractor, y rio más…El argumento de sus reproches está en las pocas veces que me siento a escribir ante un teclado, pues según él, en estos nueve meses de incansable vuelo hubiese podido dar mucho más de mí, y en parte tiene razón, pero lo cierto es que aunque parezca mentira detesto escribir, máxime si detrás se esconde algún tipo de compromiso. Así me sucedió una vez y ya nunca más, pues la vida como así de irónica que suele ser, me tuvo castigado por casi 5 años colocándome, entre la amplia gama de perfiles con la que cuenta mi carrera, en la que menos cómodo siempre me he sentido, el periodismo.

Paradójicamente el 3 de noviembre de 2010 decidí lanzar a la red mi chiringa digital, y aunque no siempre tenga tiempo, ganas, o la añorada musa para redactar un post, me convencí de la importancia de tener mi propio espacio para la reflexión y opinión, así que después de algunas semanas de reflexión, no lo le di más vueltas al asunto.

A mi amigo, quien rápidamente entendió mis razones cuando le expuse mis motivos le dije más o menos así: “Solo trato de comunicar lo que creo y siento, y para ello me valgo de diversas fórmulas que no siempre tienen por qué tener mi impronta escrita, aunque sí lleven mi sello particular. De hecho, creo que lo que más vale de mi blog es eso, que no expongo ni impongo egoístamente mis teorías y puntos de vista sobre la Cuba de hoy, sino que ofrezco mi espacio a ese cubano de a pie que necesita ser escuchado exponiendo sus criterios y diversas formas de pensar, aún cuando en ocasiones discrepo con muchas de ellas”. Pero hay más, “he pasado mis últimos años haciendo un periodismo aburrido, dirigido y encasillado, y es precisamente eso lo que me ha conducido a convertirme en jefe de mí mismo, en un censurador sin censuras, y en ese comunicador que por mucho que tiene por decir, se da el gusto de elegir cuando y sobre qué objetivo dará su próxima estocada”. Y créanme, soy feliz… De igual forma soy de los que opina que existen muchas formas para comunicar, y que un blog no tiene que estar estrictamente sujeto a tediosas verborreas diarias, de ahí que utilice con tanta frecuencia la fotografía en diferentes secciones para lograr mi objetivo. (más…)

Foto Alejandro Loisí: Varadero, junio de 2011

La Habana – Una transexual y un homosexual cubanos se casarán el próximo 13 de agosto en La Habana, en la primera boda de estas características que se celebra en la isla.
Wendy Iriepa, de 37 años y sometida a una cirugía de cambio de sexo en el 2007 en la isla, e Ignacio Estrada, de 31 años y homosexual seropositivo, se casarán en una ceremonia abierta que esperan marque un “antes y un después” en Cuba.
“Nos conocimos el 13 de mayo de este año y siempre pensamos en casarnos tres meses después”, dijo a EFE Estrada, quien se considera homosexual, pero dice haberse enamorado de la mujer que es Wendy.
Ignacio admitió que esta boda se puede celebrar gracias a las cirugías de cambio de sexo promovidas por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).
Esa institución, dirigida por Mariela Castro, hija del gobernante cubano, Raúl Castro, y sobrina de Fidel, ha liderado en los últimos años una insistente campaña para sensibilizar en los planos político y de la opinión pública sobre el respeto a la diversidad sexual.
Entre sus logros está la legalización de las operaciones de cambio de sexo por una resolución del Gobierno en el 2008. (más…)