No tengo, no puedo y…si te cojo te voto

Publicado: 27 octubre, 2011 en educación

1526 Por Rosa Rodríguez Cubela, especial para "La Chiringa de Cuba"

El titulo no es una sentencia, más bien un lema que a flor de labio trae siempre la directora de la actual villa o residencia estudiantil del muy afamado y respetado por muchísimos años, pedagógico Enrique José Varona. En esta residencia se encuentran desde hace varios años ya los Profesores Generales Integrales, comúnmente conocidos por todos como PGI, estatus que ellos mismos asumen incluso estando graduados ya sea por voluntad propia o por necesidad del Ministerio de Educación, teniendo que quedarse casi que obligatoriamente a impartir clases en la capital, bastante lejos de sus ciudades de origen.

En esta residencia conviven estudiantes en formación y profesores ya licenciados, quienes supuestamente están dentro de la categoría de trabajadores pero…en el Varona para todos rige el mismo principio, el mismo reglamento, la misma arbitrariedad, y en general los malos tratos. A no ser para algunos en específico que han tenido el privilegio de dormir en aire acondicionado, lo cierto es que la mayoría tienen que compartir un solo ventilador para 5 estudiantes en un cuarto. ¿Acaso no es esto hacinamiento? Seguramente será por estar acostumbrados a tan altos grados de temperatura en su querido terruño oriental, que indolentemente pasa por inadvertido un maltrato como este.

Por qué escribir esto.

Primero porque buscaron mi ayuda como profesora de español para tratar de quejarse al periódico Granma y contar las irregularidades que suceden con ellos. Luego, conociendo del espacio que mi amigo Carlos Alberto me proporciona en “La Chiringa de Cuba” me pidieron de favor que en conjunto realizáramos este trabajo, ya que ellos por más reuniones, planeamientos a sus dirigentes de la FEU, a la dirección de la residencia, y a todos los carteles que dicen: Acceso Prohibido, no han logrado lo más mínimo: ser escuchados.

Lo cierto es que estos trabajadores y estudiantes pasan el año entero en este lugar, donde se les ha prohibido por la propia dirección del centro llamar sus casas, lugar donde solo pasan un promedio de 35 días del año junto a sus familias. Entonces, ¿no será esta residencia su morada verdadera durante casi todo un año? O ¿es que acaso la cifra de 325 días no es ya lo suficientemente significativa?

Según ellos alegan, existen muy malas condiciones en los albergues, la elaboración de los alimentos, donde dicho sea de paso solo pueden almorzar 4 veces en el mes, (los domingos), es pésima, y además son presos de un menú que invariablemente ofrece arroz, chícharos y huevo. Pero la parte más dura de la vida interna es tener que acoplarse al injusto horario fijo en que ponen el agua para tomar agua y bañarse, una sola hora al día (de 6pm a 7pm), elemento al que además se le pudiera añadir para más fatalidad la inconcebible prohibición de almacenar agua a no ser en una cubeta en los baños, lugar donde al parecer por alguna milagrosa razón los mosquitos han decidido no dejar sus larvas. En la posta médica no se puede encontrar medicina alguna, no hay suficientes ofertas gastronómicas, y por si fuera poco, a las 11 de la noche el que no esté presente en el pase de lista duerme afuera de la ciudad devenida intramuros, paradójicamente, dentro de la Ciudad Libertad.

Qué nos preguntamos: ¿es a esto a lo que han venido estos jóvenes estudiantes a la capital?, ¿a sentirse menos que nada? Por otro lado están los llamados contingentistas (el idioma español es muy rico en esto de inventarnos términos), que son aquellas personas que asumen la función de cumplir una misión asignada a ellos con respeto, y quienes irónicamente han terminado asombrados ante tanta arbitrariedad, y por decirlo de algún modo, ante una total anarquía, pues a decir de ellos mismos en todas las sedes no sucede lo mismo.

Por último, la necesidad biológica que tiene el ser humano de amarse, de sentir afecto, y de reproducirse, no puede ser alcanzada en un lugar inhóspito como este, ya que realmente ni los propios protagonistas de esta historia saben cómo denominarlo, si una sede estudiantil, un albergue de cañeros, o su propia casa. A decir verdad, este caso no puede relacionarse con los viejos tiempos de Siboney, un lugar donde hembras y varones no sabían ni como se llamaban, pero aquí la cacería de brujas acecha y asedia cada día a las parejas que intentan tener un espacio más cercano e íntimo, siendo vigilados casi que con métodos de la Santa Inquisición con pretextos de echarlos a su tierra a la primera falta que cometan. Esto me suena aunque no lo crean, a un poco de discriminación regional, ¿estarán los habaneros experimentando a estas alturas estos mezquinos sentimientos? Causa risa escuchar a un profesor en formación decir que tiene una relación de 4 años con una compañera albergada y que a veces le dan la vuelta a escondidas a la sede y no encuentran escondrijo alguno donde puedan amarse. Es válido entonces para esta ocasión recordar a Tihago de Melo cuando dijo: “el hombre es una animal que ama…”

A todo esto hay que sumarle que son sancionados todos con la prohibición de no ponerles música como medio de recreación, una medida mezquina que hace pagar justos por pecadores y donde se evidencia además, el abuso de poder y la falta de una dirección democrática acertada que prefiere la imposición.

Muchos de estos jóvenes ya graduados que se encuentran en la capital aun trabajando, ocupan altos cargos en los Consejos de Dirección de las escuelas. Los conozco hasta metodólogos, y no ha de ser por ser malos trabajadores. Creo que deberíamos sentir un mínimo de respeto por ellos, o al menos ser capaces de formar nuestros propios profesionales de la educación en la capital para evitarnos situaciones tan desagradables como estas. Recodar además, que muchos de estos “profes” están aquí porque son necesarios y porque prácticamente les exigen terminar la carrera en “El Varona” para aliviar la crítica situación de maestros en la capital. Y cierto es que muchos volverían gustosos a sus provincias, así que lo menos que podríamos hacer es ayudarlos a sentirse mejor fuera de sus casas.

Por suerte Neruda no pasó por una de estas residencias, sino su poemario “Residencia en la tierra” no hubiese visto la luz.

comentarios
  1. Alex dice:

    Deberían enviar este post al MINED con copia al gallego Fernández. Es muy injusto lo narrado hasta ahora pero cuando veo a los actores llamados a tomar la decisión advierto cada vez más lejana la solución.

    Esos muchachos están dominados por el temor a ser expulsados y es comprensible porque no tienen una retaguardia segura en esta capital.

    Recuerdos que en mis tiempos de preuniversitario por asuntos similares (obviando lo relacionado con la materialización del acto sexual) formábamos buenas tánganas.

  2. Mabel dice:

    Chiringa… Me parece que este post no va con tu vuelo… Sóplalo a donde debe ir, a donde se tiene que escuchar, a donde se le puede dar solucion…😦

  3. Yinley martínez. dice:

    La Feu no puede hacer nada por nosotros, la votación esta vez fue por cuartos, nos despertaron y nos dieron una valeta con 6 nombre para votar por 6, y entregársela al mismo que nos la daba, en realidad no sé por quién voté.
    Profesora en formación 4to año. Yinley martínez.

  4. ContingentistaSantiaguera dice:

    Soy contingentista y si eta situación s e mantiene antes de diciembre vuelvo para mi provincia, donde estaba trabajando muy bien.
    Profesora de Santiago de Cuba

  5. Raúl Cárdenas dice:

    En las reuniones con nosotros solo impera la palabra de la directora y nos coacciona pues cuando alguien le dice algo que no le gusta lo cita para su dirección. O le manda recados de advertencia.
    Profesor en formación. 5to año Raúl cárdenas.

  6. Licenciad dice:

    Estoy aquí cumpliendo mi servicio social, pues no me lo permiten en mi provincia, soy jefe de año de una escuela, y si esto continúa esta situación así no pienso quedarme. Licenciada.

  7. Egresada. dice:

    La ministra vino el pasado miércoles y ese dia nos dieron la comida del mes variada, bien cocina y tres tipos de dulce, por qué ese día si está bien elaborada y otros no.
    Egresada.

  8. Profesor en formación. dice:

    Ayer dieron un agua de frijoles, eran “navegantes” la ministra debe venir siempre.
    Profesor en formación.

  9. Profesor en formación. dice:

    A la reunión con la ministra fueron solo los seleccionados, y con la indicación de tener cuidado con lo que se dice ¿para que nos llevan?

  10. Egresado dice:

    Estuve en la reunión y se habló de la lucha que libran los universitarios chilenos, nosotros no tenemos que librar, pues este es un logro de la Revolución, sin embargo no ayudamos con la doble moral y con los secretismo, hay que decir lo malo y lo bueno. EGRESADO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s