otra-cuba Por: Harold Cárdenas Lema

¿Cómo sería un cambio de sistema político en el país? ¿Cómo sería la entrada del modelo capitalista a nuestra realidad? ¿Cuántos beneficios y perjuicios podría esto representar a los cubanos? ¿Hasta qué punto resulta conveniente el camino que nos hemos trazado y los numerosos sacrificios que hacemos día a día?

En el caso de un cambio radical de sistema, habrían muchos factores a considerar, solo voy a mencionar algunos. Seguramente ganaríamos en desarrollo tecnológico, tendríamos grandes obras arquitectónicas de las que sentirnos orgullosos, Internet en los aeropuertos y eventos deportivos internacionales de mayor talla. Aun así, los rascacielos serían privilegio de unos pocos y ni hablar de los aeropuertos, sería irónico ver a Eliecer Ávila contemplar satisfecho los numerosos vuelos internacionales, pero como todo guajiro de Puerto Padre antes de la Revolución, no poder subirse nunca a un avión. Quisiera preguntarle un día al muchacho de la UCI, si está defendiendo los privilegios de las élites o nuestro derecho a salir y regresar del país libremente, algo con lo que si me identifico plenamente.

Contaríamos con un ejército de profesionales formados dentro de la Revolución, pero como la instrucción no tiene ideología, servirían igualmente en una sociedad capitalista. Otra curiosa ironía que no podemos desconocer, en todo caso, este es un elemento que nos da cierta ventaja respecto a otras naciones del área. Pero tenemos que estar

claros, de ahí en adelante la universidad no sería para todos, y un “hijo de papá” no estudiaría en la misma escuela que un guajiro de Las Tunas.

Tendríamos la posibilidad de votar directamente por el presidente, una idea que siempre me ha gustado, pero sucedería que los candidatos al cargo ya habrían pasado una serie de “filtros” (mucho más diabólicos que los actuales) que los convertirían en representantes de las minorías, nunca del pueblo.

En la otra Cuba correríamos el peligro de cederle nuestra casa a un yanqui que reclama su derecho sobre ella aunque haya pasado más de medio siglo sin pisar esta tierra. Tendríamos mejores carreteras sin duda, pero por las noches el peligro sería mucho mayor en las calles, la violencia y las drogas serían parte de nuestra realidad, y no estarían limitadas a pequeños sectores como ocurre actualmente.

Hace un tiempo una extranjera me comentaba asombrada cómo los cubanos caminan descalzos por la playa de noche, en su país eso es impensable, las jeringas que los drogadictos desechan por doquier nos contagiarían fácilmente cualquier enfermedad. Estas son las pequeñas cosas que los cubanos no notamos, porque damos por sentado muchos de los logros actuales y generalmente nos fijamos en lo que nos falta por recorrer, pero es que precisamente, el truco está en los detalles, ¿no?

En la otra Cuba seríamos trabajadores obedientes, nada más que eso, el Estado no se preocuparía por el nivel educacional del pueblo ni porque este tuviera compromiso político alguno, para nada. Mientras más se desentiendan las masas de la política, mejor, el laissez faire está de fiesta en el mundo entero, y Cuba sería la última en entrar al baile.

Si me preguntan con cuál Cuba me quedo, respondo sin titubear: con ninguna de las dos. Ni con la que me prometen desde el norte, ni con la que tengo ahora, estaría loco por aceptar la receta de los yanquis o por conformarme con la realidad que existe actualmente, quiero la Cuba que podemos llegar a ser. Aquellos que piensan que solo existen dos opciones olvidan una cosa, el pueblo cubano no podrá regresar atrás lo que ha alcanzado y luchado por preservar durante cincuenta años, ni tampoco se va a conformar con lo mismo demasiado tiempo, hay que alcanzar nuevas metas.

Que llegue pronto la reforma migratoria que me permita salir y regresar a mi país de manera natural, que la participación política y social de los cubanos sea más real y menos formal, que el Estado no haga mutis en un tema tan sensible como lo es el cable de fibra óptica, y que la prensa no le sea cómplice. El día que se comprenda que todo esto, es más Socialismo, que esto se llama sentido común, que en estos “detalles” nos jugamos nuestro futuro y credibilidad, cuando entendamos eso, seremos más revolucionarios.

Ya se acabó el tiempo de “defender las conquistas de la Revolución”, no, no, no, se trata lograr nuevos resultados y beneficios para el pueblo, ya dejamos atrás el atrincheramiento y el replegarse para conservar lo logrado, en la actualidad, si no cambiamos rápido, se joden las conquistas y con ello el pueblo cubano. Si no logramos pronto la tercera opción, la otra Cuba de la que hablo será una realidad, y honestamente, podemos ser mejores que eso.

comentarios
  1. roberto sanchez dice:

    hablas de hijos de papa como si fuera problema del capitalism,o es que no puedes ver como vive la cupula y sus hijos? pidiendole austerida y resistir a el pueblo mientras ellos viven en la abundancia? o sera que no ves porque estas pagado por esa cupula o porque te da acceso a el internet cosa que no puede hacer el 99% de la poblacion? hay que ser muy descarado para hablar de esas cosas y hacerse el de la vista gorda no te da verguenza?

    • Parece que los Robertos de este blog son todos hermanos….qué desperdicio de nombre….

      • juana Diaz dice:

        La verdad que lo que has escrito me impresiona, es cierto lo que dices ninguno de los dos sistemas funciona la combinacion de ambos crea un sistema unico, lo ideal es que se mantenga los sistemas de salud, y otros beneficios y en cuanto a lo que dices de la cantidad de drogadictos estoy de acuerdo contigo en Estados Unidos usar droga es natural da mucho miedo lo que encontramos.

  2. bueno no estoy en total desacuerdo creo que es tu opinion quizas la de muchos mas cubanos es valido pero qreo que es importante que puedas salir y entrar al pais para que conoscas por ti mismo cuando puedas hacer eso puedes sacar tus propias condiciones que conoscas como es la libertad y este sistema usa no son todos como te cuentan este sistema se preocupa mucho por sus ciudadanos te dire mira aqui la educacion es grati en las escuelas del gobierno que son 100 veces mejor que todas las que as visto tu en cuba te estoy contando mi esperienza soy un obrero normal ,bueno nos grati si sacas la cuenta que yo pago de taxe al ano 1800 dolares que eso la ciudad lo utilisa para las escuelas ,si eres una persona debajos recurso el gobierno te da dinero para que puedas comprar comida ,te da ayuda para tener tu vivienda en un plan que pagas la renta solo el 20 por ciento de la renta lo otro lo paga el gobieno si eres de poco recurso te da plan de medicina gratis todo pago y los hospitales de aqui son hotles buenopara no cansarte mucho te da el pago del omnibus grati creo que lo que ud dice es una mentira aqui las personas de la tercera edad por ejemplo tienen su retiro todos vastante bueno y viven bien viajan tendrias que verlo donde vivo yo tengo amigos de esa edad todos tienen entradas de una pareja de 2000 a tres mil dolares de que tu hablas te hace falta una visa para visitar este pais no te digo que es el paraiso tiene muchos problemas sobre todo la droga y el alcohol . pero lo primero que debemos aprender los cubanos es el respeto a los derechos humanos el respeto a la ley y a trbajar aqui se trabaja de por vida bien duro como tu le esplicas eso ,aqui no se puede manejar borracho si te cogen es un infierno

    • Jorge Delgado dice:

      ¿Así que en USA…
      ya no hay “homeless”…
      ya no hay gente recogiendo comida en los tachos de basura…
      ya no hay escuelas donde tus hijos están rodeados de drogas, de adictos y de gatilleros sicópatas…
      ya el gobierno devolvió sus casas a quienes las perdieron por la “burbuja inmobiliaria”…
      Obama está loco, promoviendo por gusto su programa de atención médica (para qué si la salud es gratuita y universal)…
      ya no hay ancianos sin amparo, lo de los asilos donde los matan por desnutrición es un invento comunista…
      ya no hay niños/as prostituyéndose…
      ya no hay explotación de migrantes indocumentados…
      ya…? en fin.

      Vamos, Enrique, no quiera vender cuentos de camino.

  3. Aunque coincido en la mayor parte de lo que escribes, no creo ni coincido con el catastrofismo que deja entrever tu último párrafo… sí pienso que muchas veces, por el estatismo al que nos ha condicionado -de hecho- el no querer que “el enemigo” tenga “información sensible”, no nos damos cuenta que se enemigo anda por doquier, con camaritas y “tuiteres”… aunque se quejan constantemente de “censura” y falta de acceso… pienso que sí, que hay muchas respuestas que se precisan, pero también que hay muchas preguntas que aún no sabemos hacer… Una conocida me decía que yo me “había vuelto más comunista” desde que viaje fuera de Cuba… para, peyorativamente insinuar mi “sumisión al régimen” por ese “regalo”… Ciertamente, me volví más comunista, y supe que iba a vivir o morir junto a esta Cuba llena de imperfecciones, pero en la cual era cosa impensable ver a un joven de 16, 17 años, pálido, liando un pitillo de droga o 2 pequeñines de menos de 11 años aspirando esos nylons con no sé que tipo de ácido alucinógeno… o viendo a otros, a las 2 am, mendigando en las calles junto a su madre… o sacudiendo un pedazo de no sé qué alimento recogido de un tacho… Y eso en cualquier calle, a cualquier hora… ante la indiferencia o el temor de los que me acompañaban en ese momento… Recuerdo las pequeñas en el subte, vendiendo estampillas de un sagrado corazon que llevaba presillado un pequeño mensaje “Sres. Pasajeros: Necesito de ustedes para poder comer con mis hermanitos. Les pido una colaboración. A voluntad. MUCHAS GRACIAS!”… Aun me mira desde mi pared, como un recordatorio de lo que nunca, a costa de mi propia vida, permitiré que vivan mis nietos ni los hijos de mis nietos… aunque nunca sepa si el cable funcionó o por qué no puedo ver telesur a tiempo completo… ninguna de esas respuestas variarian un ápice mi convicción de morir por esta Cuba, tal como la vivo, ni por esta Revolución, tal como la defiendo. Pero me parece genial que los jóvenes se involucren tal como tu lo haces: buscando las respuestas, pero poniendoel hombro para que las preguntas sean las necesarias. Te sigo, porque creo que eres de los míos, aunque alguno pueda dudarlo.

  4. joep dice:

    Soy nueva comentando aquí, aunque leo regularmente este blog, nunca lo había hecho. Es cierto que el capitalismo no equivale al paraíso, ahora admite menos defensa dado que la crisis está azotando bien fuerte a los países llamados de economía fuerte y el sistema financiero sigue en su tambaleo. Todos confían en que consiga nuevamente estabilizarse, pero para eso parece ser que pasarán años. No obstante, sigue siendo el sistema de las oportunidades. Yo soy cubana y vivo en un país capitalista europeo, claro está que Cuba no se puede comparar con este tipo de países, sino con los capitalistas subdesarrollados, dado que si ahora experimentara un cambio, iría directamente a su similar capitalista pero igualmente pobre, como lo está ahora. No obstante, y bajo mi humilde opinión, pienso que muchos de los aspectos positivos se podrían mantener si hubiera un cambio de sistema, bajo una buena gestión (capacidad que no han demostrado los gobernantes hasta el momento). La formación de la población cubana no es equivalente a la de un país capitalista pobre, sino mucho más rica, ese capital humano reforzaría mucho la economía en un cambio de sistema. Tendría que incluirse el sistema de impuestos para revertirlo en los beneficios sociales, eliminando ese paternalismo de estado que ahora existe ya que después de más de medio siglo queda comprobado que esto no funciona. Y no nos engañemos que la censura existe, y los cubanos de allí que quieren disentir no son el enemigo, basta de esa obsesión absurda. Hay que dejarlos hablar y tener representación, a estas alturas solo un tonto pensaría que la opción partido único es la solución. Dos o tres cabezas piensan mejor que una no?
    Por otro lado, aunque en esta sociedad en la que vivo, también existe la droga y los mendigos, existen lugares a donde pueden ir a comer, bañarse, refugiarse del frío y tienen ayuda social. Existen muchas cosas negativas, pero también existen las oportunidades y la gente lucha por ellas. Yo llevo 12 años en este país y mi experiencia es positiva en general. Lo absolutamente negativo es no poder entrar a cuba durante 4 años, es no poder vivir en ella durante 6 meses si me da la gana, es tener que pagar regularmente si quiero ir de visita, es tener a mi familia lejos, en fin, algo que no podré recuperar nunca.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s