Punta Brava, muchachitas, alcohol y ya tú sabes … (+ una reflexión)

Publicado: 23 abril, 2012 en Cuba, Música, Polémica
Etiquetas: , , , , ,

No se si es rabia, decepción, frustración o impotencia por querer y no poder cambiar un mundo que a cada día se nos presenta más desafiante y torcido, pero desde que mi hermano Adrian me mostró este “cartel promocional” que amaneció colgado la semana pasada en Punta Brava, localidad en las afueras de la capital donde ambos residimos, no he podido dejar de preguntarme una y otra vez ¿hacia dónde vamos a llegar en este país?

Si pudiera parecer éste es un ejemplo local y “muy particular”, pero la verdad es que lejos de ser así, similares se pueden apreciar y en disímiles esferas a tal punto que parecieran reproducirse como células malignas por toda la nación.  Algunos incluso, con gran parte de razón, especulan que estamos viviendo una anarquía total, donde todos hacen y deshacen a libre albedrío, donde no se respetan y se violan constante y tranquilamente las leyes más fundamentales, y donde más allá de un papel escrito casi no existen autoridades reales que controlen lo mal hecho o las consecuencias que algunos eventos pudieran acarrear.

Pero el asunto en cuestión esta vez nos ha llevado confluir en el largo y diverso camino de cultura, digo, si es que como género musical al reggaetón se le pudiera considerar partícipe de todo el movimiento de creadores que ese concepto recoge en sí. Pero a lo que vamos, pues resulta que otro de los más recientes improvisados artistas de este género (sí, porque salen a borbotones), quien se ha hace llamar “El Yonkie”, se presentó a finales de la semana pasada en nuestro barrio con el interés de trasmitir en nombre de la cultura sus mensajes a niños y jóvenes de nuestra comunidad.

Pero, ¿¿¿de qué mensajes estamos hablando??? Sencillo, no seré yo el que lo explique, pues eso ya lo han hecho magistralmente los amigos de El Taburete (Post que a continuación también reproduzco), y el que además acompaño de una ilustrativa foto de la promoción utilizada para convocar a “este concierto”, auspiciada para colmos por el Circulo Social de Punta Brava y la Empresa Cervecera Bucanero.

No digo más…En ustedes queda esta reflexión (Punta Brava: Muchachitas y alcohol…) sobre el futuro al que están expuestos legalmente autorizados los niños y jóvenes de la generación reggaetón en Punta Brava, y por consiguiente, de los más diversos barrios de la capital y nación cubana.

Carlos Alberto Pérez
“La Chiringa de Cuba”

la-foto-21 “Pueblo chico, infierno grande. Somos caballos salvajes
Ya desafiamos la ley, de trampas se hizo la ley.”
“Amor sin Rodeos”
Gustavo Cerati

El mundo no es lugar para habitarlo sin control.

El trabajo y la buena educación

no sirvieron para nada cuando el sueño no alcanzó.

Porque era un pueblo con ley pero ya no.”

Ariel Díaz/Lilliana Héctor

Para empezar dejaremos claro que escribimos bajo los efectos de la frustración más absoluta. Frustración que  es una mezcla de enfado y cierto sentimiento que se nos trata de enraizar de que no hay manera de darle la vuelta a la tortilla. Porque amigos nuestros, la tortilla en Punta Brava está tan agarrada a la sartén que van a tener que meterle espátula y con fuerza. Con suerte, podremos salvar la sartén. Decimos que es un sentimiento que se nos trata de enquistar, pero al cual nos resistimos con uñas y dientes quienes hemos conocido otra Punta Brava, próspera, cultural y trabajadora, que siempre hizo honor al Titán de Bronce que cayera en esta noble localidad del extrarradio habanero.

Van para más de 13 años que no tenemos una Biblioteca Pública. Desde hace dos, nos implicamos junto a otros vecinos de la localidad en esta reivindicación que de por sí, para cualquier revolucionario, más allá, para cualquier persona con un poco de sensibilidad, casi se debe tornar una exigencia. Dos años y bastante después, se ha asignado un local a la biblioteca. No hay estantes ni libros en la Biblioteca, solo un cartel en su fachada que dice “La Casa del Futbol”. Hay una bibliotecaria. No se sabe.

Hay que decir que mucha gente nos brindó su ayuda y sus libros. Hay libros esperando ser ubicados en un proyecto. La Casa de las Américas nos brindó su apoyo moral y material. Pero nuestros pequeños siguen sin tener su Biblioteca. Ese es un espacio y un tiempo que no ocupan.

Punta Brava también tiene una Casa de la Cultura. Se nos hace muy difícil pensar que, entre una y otra institución, con el apoyo del Poder Popular no se pueda ofrecer una alternativa cultural para nuestros jóvenes, nuestros pequeños, y porqué no, para nuestros mayores, más y cuando a todas luces, el consumismo, el irrespeto, y cierta anarquía basada en la ignorancia están haciendo mella en las generaciones más jóvenes ante tanta falta de alternativas tanto culturales como de ocio y ante la dejadez de las autoridades que en ocasiones se respira en sus calles. No estamos descubriendo nada nuevo.

Punta Brava, además de Poder Popular, una Biblioteca con bibliotecaria sin libros y una Casa de la Cultura, tiene un Círculo Social, sostenido como Discoteca por más de 20 años, siempre en la queja de los vecinos por ruido y escándalo. Y aquí, amigos nuestros, ya se cierra el círculo, o como diría una vieja amiga, éramos pocos y parió mi abuela. ¿quién dirige este círculo social? ¿a quién pertenecen los círculos sociales? ¿ Para qué son? ¿a dónde van lo beneficios? ¿alguien sabe cuántos son los beneficios? … y ¿de dónde salen los beneficios ? …

¿qué está pasando en este Pueblo nuestro?… ¿Dónde están los militantes? ¿esto es lo que vamos a enseñar a nuestros jóvenes y adolescentes?

Si amigos, “lo mío es muchachitas y alcohol” es el nuevo reclamo para una nueva abultada caja en el Circulo Social de Punta Brava, a 50 pesos por barba, mejor digamos por bigotillo, de un tipejo, por ser fino, que se hace llamar el Yonky y que nos imaginamos que se creerá que canta o algo, además de ser un completo irresponsable. Todo ello, patrocinado por Bucanero, que no tiene reparos en brindar su apoyo y su imagen a este mensaje sexista y apologético del consumo de alcohol, eso sí, con reclamo de sorpresas y regalos al mejor estilo de mercado. Muchachitas, alcohol, cigarrillos, sexo irresponsable… y un “suma y sigue” al que ya estamos acostumbrados por desgracia. Y aquí, nadie, nunca, nada…

¿ para qué sirve la educación que pretendemos dar a nuestros jóvenes si desde las autoridades, empresas e instituciones se promueven este tipo de mensajes ?

Nosotros nos seguimos haciendo muchas preguntas sin que nadie se de por aludido… quién y por qué se permite… qué fuerza mayor que la voluntad de un pueblo por cambiar es la culpable de que todo siga igual… es un círculo social un negocio cuentapropista?… y si no es así, a dónde van los beneficios?… No los vemos…

que igual va y tirando y tirando del hilo, resulta que hace rato que se pudiera tener una biblioteca de primera, un cine en condiciones, una casa de la cultura equipada, recuperar el Concurso de Poesía, organizar actividades para la comunidad…

vaya, es un decir…

Tomado de El Taburete

Comentarios
  1. Paola dice:

    Buena tu reflexion!!!!!..Y el primer paso ya esta dado al menos en este medio y ha sido la denuncia publica, el segundo es la accion..algo hay que hacer y lo vamos a hacer para parar esta amenzada a nuestra cultura, llamese reggaeton y/o banalizacion de la cultura y de los valores en cualquiera de sus formas.

    Paola

  2. Irma dice:

    Muy buen comentario, de verdad es precupante la “anarquía” en que vivimos, y nadie parece preocuparle nada… estamos viviendo en nuestro país como en una selva donde la ley que prevalece es la del más fuerte, en este caso del que más dinero tenga y en función del “poderoso caballero es Don dinero” se mueve todo, y hasta por desgracia muchos funcionarios del estado se someten a él. Y de la juventud -y no estoy generalizando- comento lo que veo, es alarmante la situación de ella, desde la educación que reciben en la casa, la instrucción en las escuelas y el comportamiento en la calle uno aprecia el desinterés, el no “educar”, el no me preocupa que aprenda:¿para qué? si no hay que ser Universitario, eso no reporta, y vayan para la calle y dejennos tranquilos…
    Y no importa que acaben con el mundo y molesten a quien sea, la calle es libre, y las palabrotas y el vocabulario que uno escucha en bocas de niños/as, adolescentes y jóvenes lo deja a uno paralizado y el irrespeto por los mayores y la burla, bueno, la bulla que hacen en sus juegos… y comportamiento, el maltrato a animales y plantas, en fin…. yo quisiera me explicaran a ver si puedo entender porque hemos llegado a esta situación, porque no me vayan a decir que es por la situación económica que vivimos, porque yo nací aquí, me crié aquí, vivo aquí, estudié, trabajé y mi generación jugaba, iba a fiestas, bailes, etc y nunca fuímos de esa forma… ¿por qué entonces hoy vivimos de esta forma?
    Yo no se cómo se va resolver este problema, que debe comenzar desde los niós y jóvenes, las familias, los funcionarios, las instituciones y el estado, pero rápido hay que frenar y revertir el caos en que vivimos, muchas gracias por este excelente comentario y ya al menos respiro aliviada pues veo que a mi sola no me irrita la confusión en que vivimos

    Irma Pardo Olivé

    • Irma, tranquila que no estás sola. Ese sentimiento lo compartimos muchos, y no solo mayores, sino nosotros mismos que somos jóvenes y que no soportamos que los que vienen detrás estén como estén, porque como bien dices en tu comentario, esto ya pasa dela preocupación a la ocupación. Hay que hacer algo y debe ser urgente!!! Y el país, su gobierno y sus entidades y autoridades pertinentes están en la obligación de coger la sartén por el mango, de una vez y por todas!!! Gracias Irma por tu aporte, que siempre serán muy bien acogidos.

  3. Irma dice:

    Gracias Carlos y pregunto a nadie de las autoridades que auspiciaron o patrocinaron ese espectáculo le llamó la atención del nombre escogido por el cantante de reggaetón: “Yonkie” ¿saben que significa? Bueno en el argot callejero yonkie es un drogadicto, sobran comentarios…

  4. [...] Punta Brava, muchachitas, alcohol y ya tú sabes … (+ una reflexión) [...]

  5. [...] Para Carlos Alberto Pérez, autor de La Chiringa de Cuba, “pudiera parecer que este es un ejemplo local y “muy particular”, pero la verdad es que lejos de ser así, similares se pueden apreciar en otras esferas, a tal punto, que parecieran reproducirse como células malignas por toda la nación”. [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s