El aporte de los cubanoamericanos al futuro de Cuba

Publicado: 4 mayo, 2012 en Cuba, Economía, EE:UU, emigración, reformas económicas
Etiquetas:, , , ,

Por Jesús Arboleya Cervera

LA HABANA – Actualmente se discute bastante respecto al posible aporte de los cubanoamericanos al futuro de Cuba. Algunos han llegado a calificarlos como los “salvadores” de la nación y otros han descartado absolutamente su importancia, incluso su conveniencia para el país. Como casi seguro la evaluación más justa no está en estos extremos, vale la pena analizar el potencial real de estos aportes y los requisitos para su materialización.

Hasta ahora, en la comunidad cubanoamericana existen tres posiciones políticas al respeto: la extrema derecha, que condiciona cualquier tipo de aporte al cambio del “régimen” cubano; los conocidos como moderados que conciben estos aportes como una forma de promover una “transición gradual y pacífica” hacia el capitalismo en Cuba y, finalmente, aquellos que defienden el restablecimiento de vínculos sin condiciones, considerados de izquierda, aunque sus posiciones ideológicas son muy variadas. (Ubicarlos a la izquierda del espectro político bien puede ser una maniobra para descalificarlos y aislarlos).

Como la primera y tercera opciones están muy claras, vamos a concentrarnos en el análisis de las propuestas de los moderados, considerada una “novedad” propiciadora de un “diálogo” con la sociedad cubana, que hoy día está en el centro de los debates.

Para los moderados, la fuerza de su posición radica en lo indispensable que resulta para el futuro de Cuba el potencial económico de la comunidad cubanoamericana y el papel decisivo que en este sentido tendrían las inversiones de capitalistas cubanoamericanos en la economía del país. En mi opinión, tales presupuestos resultan exagerados y, más importante aún, desvían a los moderados de lo que en realidad sería su aporte fundamental a la nación y de las razones que justificarían su importancia para Cuba.

En términos concretos, el impacto económico de la comunidad cubanoamericana en Cuba se expresa en el envío de remesas y otras formas de contacto con el país. Hasta ahora, los estimados del volumen de estas aportaciones las ubican en un nivel que oscila entre 1 000 y 2 000 millones de dólares anuales y estudios realizados por la organización Diálogo Interamericano calculan que solo un 68 % proviene de Estados Unidos.

Aunque nada indica que las remesas llegarán alcanzar un nivel decisivo para la economía cubana, como ocurre en otros países latinoamericanos, constituyen un aporte apreciable a los ingresos del país y pudiera crecer si se eliminan normas norteamericanas que lo restringen. Algo interesante es que una parte significativa de este dinero está destinado a inversiones en negocios privados de familiares y amigos en Cuba, lo que implica que los cubanoamericanos ya están invirtiendo en la Isla.

Más que un factor desestabilizador del sistema, tales inversiones han constituido un elemento dinamizador del trabajo por cuenta propia, el cual es alentado por las reformas en curso, partiendo del concepto que tal forma de gestión puede convivir con el modelo
socialista cubano. Es de esperar entonces que este tipo de inversiones se amplíe e institucionalice en la medida en que avancen estas reformas, sobre todo si cambia la política norteamericana que legalmente las prohíbe en estos momentos, insertándose de manera natural en la economía nacional.

Sin embargo, este tipo de inversión no es el que promueven los moderados, la razón es que este dinero, resultante del verdadero contacto pueblo a pueblo, aunque no deja de tener un impacto en las condiciones concretas en que se desenvuelve la economía cubana y tiene connotaciones sociales e ideológicas que no pueden ser ignoradas, no llega acompañado de exigencias políticas antisistémicas, que condicionen su realización.

Lo mismo ocurre cuando se habla de la posibilidad de que capitalistas cubanoamericanos inviertan en empresas nacionales. La actual ley que regula las inversiones extranjeras en Cuba no excluye esta posibilidad, pero las propuestas hasta ahora presentadas por estos grupos plantean no atenerse a esta regla, sino que exigen ser considerados como “capital criollo” y funcionar bajo premisas que evidentemente se contraponen al sistema vigente.

Por otro lado, más allá de las consideraciones políticas envueltas, la verdad es que el potencial real de estas inversiones, por mucho que se pretenda magnificarlas, no tiene la importancia relativa que aducen los proponentes y resulta obvio que, incluso invirtiéndose en condiciones aceptables para la parte cubana, de ello no va a depender el desarrollo del país, simplemente porque su volumen no justifica tal pretensión.

La sacralización del mercado, cuando en el mundo entero se combate sus excesos, constituye uno de los desfases más relevantes de las propuestas de estos grupos respecto a Cuba. En realidad, para abrirse al mercado neoliberal y acceder al gran capital transnacional bajo estas condiciones, Cuba no necesita a los capitalistas cubanoamericanos.

La pregunta entonces es si estos capitalistas están en condiciones de invertir en Cuba bajo condiciones que no sean lesivas al patrimonio nacional, atenúen los conflictos sociales mediante una adecuada distribución de la riqueza y protejan el medio ambiente. Otra cosa es pedir a Cuba que marche a contracorriente de los procesos que están teniendo lugar a escala global, especialmente en América Latina, los cuales explican el avance de la integración latinoamericana y caribeña, donde Cuba juega un papel muy activo, dada la importancia estratégica que se le concede a tal proceso para el futuro cubano y el de toda la región.

Otro de los grandes déficits de las propuestas de los grupos que plantean la apertura del mercado cubano a los capitales cubanoamericanos, es que, en las actuales condiciones, ello no es posible debido al bloqueo de Estados Unidos. Sin embargo, más allá de algunas declaraciones moralistas, entre sus prioridades no se plantean transformar esta realidad, lo que significa que esperan concesiones a crédito de la parte cubana o, peor aún, que pretenden aprovechar el mantenimiento del status quo como mecanismo de presión contra Cuba, lo cual los equipararía en la práctica con la extrema derecha. Por cierto, esta pretensión también es infundada, porque si la cosa fuese ceder a las presiones norteamericanas, tampoco Cuba necesita a los cubanoamericanos.

No se trata de descartar de plano el papel que estos grupos pueden desempeñar en el mejoramiento de las relaciones de Cuba con la comunidad cubanoamericana. Sobre todo, porque se trata de expresiones primarias de un proceso que puede avanzar y adecuarse con la práctica del diálogo. En realidad, dado el predominio histórico de la extrema derecha en la comunidad cubanoamericana, la existencia de grupos ubicados en los sectores dominantes que, al menos por razones éticas, condenen el bloqueo económico de Estados Unidos y se distancien de los grupos más extremistas, tiene una significación que no puede ser ignorada por Cuba. Pero ello no es suficiente para avanzar más allá de los “gestos conciliatorios”, si tal posición no se traduce en acciones concretas en Estados Unidos, que demuestren la voluntad de promover cambios reales en la política de ese país, así como la capacidad para lograrlos.

Está claro que el gobierno cubano debe adecuar su política hacia la emigración para facilitar este proceso, pero lo determinante será que en el seno de la comunidad cubanoamericana se desarrollen fuerzas que representen el interés mayoritario por mantener una relación normal con su país, lo cual es imposible bajo las reglas impuestas por la actual política norteamericana.

Tal normalización beneficia a ambas partes y, por tanto, es legítimo que los cubanos nos preocupemos por la vida política cubanoamericana y viceversa, incluso que ambas partes traten de influir en el otro. Pero igual que el escenario político natural de los cubanos es Cuba, y se esgrime el derecho a ejercer este derecho sin interferencias externas, el de los cubanoamericanos es Estados Unidos, algo que la extrema derecha aprendió bien rápido y de ahí su preponderancia.

Tal comprensión de la realidad resulta indispensable para que los moderados acrecienten su importancia para Cuba y no queden fuera del juego político por venir. Ese, y no otro, puede ser su aporte fundamental al futuro de la nación cubana, al de ellos mismos y al de la comunidad que pretenden representar.

comentarios
  1. Fernando dice:

    En primer lugar quiero decir que no soy cubano , pero me creo con el derecho de opinar porque aunque nací en España , llevo a Cuba en lo mas hondo de mi corazón y he defendido la Revolución cubana en todos los casos que he podido.
    Mi humilde opinión es que Cuba debe seguir construyendo su futuro y perfeccionando su modelo socioeconómico por sí misma y si tiene que buscar alguna cooperación esta a de ser de alianzas de otro tipo( ALBA, CELAC,UNASUR….etc) si la comunidad cubanoamericana quiere participar en algo en Cuba , que vuelvan al país , renieguen del país que tanto daño ha hecho ( y hace) a Cuba y acepten y respeten de una vez la voluntad de la mayoría de los cubanos de seguir siendo revolucionarios y se integren en la Revolución .Los cubanos llevan muchos años y sacrificios para que la Revolución siga viva y esrán dispuestos a muchos mas sacrificios por y para su Revolución. Creo que quedó bien claro la capacidad de sacrificio y determinación del pueblo cubano en el periodo especial.
    Hoy mas que nunca la Revolución cubana es la vanguardia y el ejemplo de que otro mundo es posible.
    Fernando de Madrid.

    • Juan valenzuela dice:

      Fernando , creo que es mejor que hubieses permanecido callado. Es una pena que vivas en el corazon de la democracia y no prediques lo mismo para los cubanos. Debo aclararte que la emigracion es un derecho humano y regresar a la patria o no es tambien un derecho.Siendo los cubanos el unico ejemplo en el mundo donde se viola ese derecho. Renunciar a la tierra que nos dio que comer, vestir , trabajar dignamente y democraticamente , es como ser un ejemplo de miseria humana. Lo que no nos perdonas fernando es como llegamos a este pais sin un dollar y hoy somos personas , trabajando dignamente , no tomando vino como los gallegos izquierdistas como tu , falso y sin dignidad.

      • Fernando dice:

        Mira Juan ,
        No intentes vender la moto conmigo , por suerte he estado en Cuba y se muy bien la realidad cubana ( no la que gritáis a los 4 vientos) Te doy la razón en que Cuba es un caso único en el mundo , pero no en el concepto de los emigrantes , sino en que es el único país en el mundo que lleva atacado económica y terroristicamente por la mayor potencia que ha existido , durante mas de medio siglo . No dígo que todo el que emigró fuera contrarrevolucionario , pero si los que quieren volver esperan que sea Cuba la que se adapte a ellos ( al capitalismo) estáis muy equivocados , sois vosotros los que tenéis que aceptar de una vez que en Cuba hay una Revolución que ha sido defendida por la mayoría de los cubanos por muchos años y con muchos sacrificios .¿Creéis que os van a recibir con los brazos abiertos como si se tratara de triunfadores que fueron a buscar fortuna? Pues no.
        Por otro lado , me despierta mucha desconfianza que viviendo en Miami y siendo consciente de las barbaridades que allí se hacen contra Cuba no reclames el cese de estas. Vives en un país que odia a el que quieres volver (curioso) ,empieza por reclamar a los EEUU que levanten el Bloqueo y que liberen a los Cinco Héroes y empezarás a ganarte el derecho a volver , eso sí : dentro de la Revolución.
        P.D: Sindices que vivo en el corazón de la democracia , tienes un concepto desatinado de está , mira como nos tratan los policías cuando protestamos pacíficamente. ¿Puedes decir lo mismo de Cuba?
        Siento decirte que mi dosis de réplica ya la he consumido contigo , no tengo mas tiempo para contestarte a mas respuestas tuyas , me hago una idea de por donde irán.
        Salidos.

  2. orlando dice:

    Coincido con el compatriota Arboleya. Creo que los moderados cubanoamericanos con capital, hasta ahora solo han demostrado que apostan a “realizar su sueños” de llegar y “refundar” la isla siempre ubicados en el presupuesto de lo que “debe hacer Cuba”. (Me suena en estos días el estribillo de Buena Fe: “No estamos pa´ ese jueguito de indios y conquistadores”).
    A ninguno, a ninguno de sus voceros de los ultimos tiempos, dígase el Sr. Saladrigas en el sector de negocios y la Sra. Uva en el sector de los medios, (por cierto ambos expresandose libremente desde Cuba), los he escuchado decir que lo primero de que debe ocurrir es que EE.UU. elimine esa politica, que ideología y muerte aparte, es el principal obstáculo para cualquier otro presupuesto de futuro.
    No hago juicio de lo que está detrás de las intenciones de los moderados cubanoamericanos con capital. Lo que sí deben saber que el primer punto de sus agendas (en Miami y en Washington) debe ser que EE.UU. levante el bloqueo como premisa para que luego pensemos en su “aporte a la evolución de la nación cubana”.

    • Juan valenzuela dice:

      Orlando el principal bloqueo en Cuba es el “cerebral”.Por pensamientos como los de usted es que el proceso no avanza. Cuba jamaz saldra de la pobreza y miseria humana!. Solo se librara de ella cdo:
      1- Reconozca a los emigrados cubanos como el motor impulsor de la economia cubana., No tienes idea cuanto dinero hay aqui en Miami en manos de cubanos, es increible.
      2-Dejen de alentar el odio hacia el pais del norte y verlo como un socio comercial con ideas diferentes.
      3-Crear un estado de derecho y verdaderas libertades democraticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s