Vivir fuera de cuba no es jamón: ¿segunda parte?

Publicado: 19 junio, 2012 en Cuba, emigración
Etiquetas:, , ,
Cuba

Foto: Iván Soca

Por Anónimo en Yahoo Respuestas, inspirado en el texto original del Yoyo

Y añoras un poquito de chusmería y oír a uno gritando: ¡la galleta, caballero’, la galleta! ¿Creerías que cuando me pongo a pensar en mi Cuba rompo a llorar?
Hay otra etapa caracterizada por la morriña. Esa empieza cuando conoces a tú único amigo en el exilio: el gorrión. Tarda pero llega seguro. Además, te das cuenta de que todo lo que brilla no es oro y que esta sociedad, la de la primera potencia mundial, está plagada de defectos e injusticias.
Y luego llega un 31 de diciembre y el gorrión se posa en tu hombro: “¿y qué coño hago yo aquí?” te preguntas. Los recuerdos te acorralan y te sacan lagrimones. Y si te toca vivir en un estado con nieve, más te acuerdas del calorcito y las playas de tu país.
Allá sólo querías oír música en inglés y lo del patio era pura ******, pero aquí descubres o empiezas a valorar a Lecuona, a Matamoros, a Cuní… Tu libro de cabecera se llama “¿Dónde está mi Habana?” Empiezas a coleccionar CDs de Bola, la Bourke, Moraima, y hasta de María Teresa Vera… y te vas a los conciertos de otroras glorias de Cuba, como Martha Pérez, Luisa María Güell, Meme Solís, Zenaida Manfugás, René Barrios, todas momias en la actualidad pero que te evocan tu dulce juventud en la islita caribeña que tanto amas. En Cuba detestaba todos los dicharachos criollos y me inclinaba hacia la cultura europea, pero aquí me acuerdo de todo el refraneo popular cubano, que tanto me diferencian del resto de las culturas hispanas en este país. Porque ahora uno quiere ser diferente. Es más, quieres hacerle saber a todos que eres cubano, no latinoamericano ni hispano, sino CUBANO.


Discutes con los que hablan peste de tu patria. Te fajas con los comemierdas que dicen que la Salsa no tiene raíces cubanas y que Varadero no es la playa más hermosa que ojos humanos han visto. Finalmente, la última etapa es la resignación.
Cuando dos cubanos se conocen, la primera pregunta es: ¿cuánto tiempo llevas aquí?
Es como si estuvieras en prisión, porque si lo piensas con sinceridad y te libras de manerismos virtuales es una condena no estar en tu tierra.
De buenas a primeras te das cuenta de que los que estamos fuera, necesitamos emocionalmente de los que quedaron allá. Tratamos de resolver sus problemas mandando dólares, ropa y comida, pero lo que necesitamos nosotros, ellos no pueden enviarlo por correo:
compañerismo, solidaridad, calor humano.
Y así pasa el tiempo y llega finalmente la esperada primera visita a Cuba después de haberte ido echando pestes del terruño.
¡Qué desilusión entonces! Toda vez allá, te percatas de que ya no eres de allí, de que ya no tienes puntos comunes con tu pueblo, que su realidad no es la tuya, de que la Cuba de tus sueños se esfumó; no conoces al grupo cubano de moda, no sabes a dónde va la ruta 222, ni qué novela están poniendo en TV, o a qué hora comienzan los cines. La Habana te resulta ajena y, a pesar de lo dicho anteriormente, te sientes más a gusto en Miami o Nueva York… ¿Qué pasó con tu idealizada patria? Al segundo día de estar en Cuba, a pesar de la alegría de ver a tu familia y de compartir con amigos de toda una vida, quisieras volver a casa, aquí, a tu país imperfecto. ¿Qué pasó con la añoranza de la patria caribeña? Pues sucede que entonces echas de menos al pragmatismo y eficiencia de los anglosajones. En realidad, ya no perteneces a ningún lugar. Como dice la canción: “No eres ni de aquí ni de allá”, pero eres de aquí, no de allá. Ya eres un “cubanoamericano”, una carrera muy larga, a la que se llega por diferentes caminos…
Al regreso, en el aeropuerto José Martí, esta vez no te harán tantas preguntas como cuando te fuiste definitivamente de allá.
Las preguntas te las harás tú… En fin, toma tiempo y muchas lágrimas entender cuál es tu verdadero lugar en el mundo, pero el regreso a la isla te llena de contradicciones y te indica irremediablemente que ya no hay marcha atrás, el resto es espejismo…

comentarios
  1. Bueno yo también concuerdo con que vivir fuera de Cuba es difícil para alguien que como yo estuvo más de 30 años sin salir de ese país. Yo amo a Cuba por ser mi patria. Pero tampoco siento que puedo concordar con todo lo que se dice en ese texto a pesar de que llevo casi 3 años fuera y el Gobierno de Cuba me niega la entrada constantemente al no darme la habilitación de mi pasaporte. Lo cubano yo lo valoro desde que estaba allá y siempre he adorado la música cubana en general (con la excepción del reguetón grosero de estos tiempos). En lo que no concuerdo es en que uno sienta que no es ni de aquí ni de allá. Yo soy de allá y siempre lo seré a pesar de los pesares. También siento que estar fuera ayuda a aprender mucho, sobre todo aprendes que estando en Cuba mucha gente se equivoca y piensa que el mundo se está acabando y Cuba es el paraíso terrenal, eso es mentira. Aprendes que tienes habilidades y capacidades no explotadas que en Cuba, que en Cuba te enajenan la iniciativa personal y que puedes lograr muchas cosas en lo profesional y económico solo con ponerte a prueba tú mismo. En fin, que aunque el texto tiene razón en algunas partes, no se puede considerar la experiencia de una persona (el autor del texto), como la gran verdad y el pensamiento de más de 2 millones de cubanos que residen fuera de Cuba.

  2. luis castro dice:

    mi hijo cuando salimos de cuba tenia 11 años a los 2 meses se celebraba el 4 de julio y me dijo papa como comimos mierda al no venir antes aquello es un infierno (aquello es cuba)

  3. SANDRA dice:

    Cuando sales de tu tierra claro que la añoras, pero fácilmente uno se acostumbra a los bueno, que bien que el autor pueda volver a visitar su isla, la cuál muchos no pueden salir ni entrar libremente porque su gobierno así lo considera. Mencionas que no eres ni de aquí ni de allá. Eres cubano, eso nunca se te quitará, solamente que ahora también eres Hispano, término con el que se catalóga a todo aquel que no es ciudadano. Sé también de historias parecidas de mis compatriotas mexicanos, los cuales se van buscando un mejor estilo de vida, con la diferencia de que ellos todos pueden volver a su tierra sin problema, más bien el problema es regresar (jejeje) bueno si no arreglaste ciudadanía o residencia. En fin Un cordial saludo a todos, les dejo también un poco de la canción que cantan mis compatriotas: México lindo y querido si muero lejos de tí, que digan que estoy dormido y que me traigan a ti, México lindo y querido si muero leeeeejos de ti…..

    See you friend’s

  4. willy dice:

    realmente el texto es bien interesante pero estoy muy de acuerdo con los comentarios de detodoecuadorpavel y sandra , es un sentimiento que lleva el ser humano dentro , es como el himno del desterrado ,de heredia si no mal recuerdo ,, es como tener hambre ,o deseos de bailar etc son sensaciones que se despiertan en el cuerpo , yo conozco chilenos que salieron de chile cuando pinoche y cuando se habla de su país se desborda ese gorrion y recuerdos de todos tipos ,hasta recuerdos dentra de la dictadura , es algo normal en el ser humano ,la diferencia de ellos es que cuando les de la gana pueden matar ese gorrion ,nosotros los cubanos no, me alegra mucho este comentario porque es realmente lo que se siente como humano ,como emigrante , y digo que me alegra porque mira que extraña cosas , los refranes ,el calorcito ,la familia , etc etc eso es mas que entendible , es asi , pero mira que yo he escuchado comentarios de este tipo y nunca he escuchado a ningun cubano ( quizas lo exista ) que diga que se arrepiente haberse ido porque extraña las marchas a la plaza , las reuniones de los CDR , los buenos discursos de barbatrucho , etc etc , todo lo que se extraña son cosas sentimentales de nuestra cultura ,no las doctrinas del gobierno , y de algo si estoy seguro que la culpa de esto no la tiene la nieve , ni la cultura de otro pais donde nos encontremos , etc etc , por lo general los paises donde se encuentran los cubanos jamaz le dijeron vengan para aca , etc etc . la situacion del emigrante casi obligatorio no es facil , pero la del cubano es una muy complicada , quiero a mi cuba ,a mi cultura ,las calles de mi cuba , su naturaleza a mi gente , la extraño , pero detesto a ese gobierno

  5. El de Sedona es un inadactado .para que se fue yo binds he regresado no lo hare no me interesa .me gusta la nieve la disfruto tambiem la navidad todo lo de Cuba me parece un atraso .sus brujos ignorantes sus santeros charlatanes que dicen hacerce SANTO .yo no conosco santos tan antisociales como el cubano toman alcohol roban fuman de todo y creen que se va a extranar la basura .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s