Ley de prensa

Prensa. Foto: Raquel Pérez Díaz
Foto: Raquel Pérez Díaz

Por Fernando Ravsberg

Hace ya unos años los periodistas extranjeros nos enteramos, por una filtración, de la existencia de un reglamento que normaba nuestra actividad. Lo habían mantenido en secreto, lo cual hacía muy difícil que pudiéramos cumplir unas reglas que desconocíamos.

En este ejemplo se puede visualizar el principal drama de la prensa en Cuba, nadie conoce las reglas del juego ni el trazado del terreno. Los periodistas jugamos a ciegas, sin saber cuándo o por qué nos van a sacar la tarjeta roja y expulsarnos de la cancha.

Recordé el asunto cuando me enteré de que se prepara una ley, decreto ley o normativa para regular el trabajo de la prensa en la isla. Sin embargo, no he logrado encontrar ningún colega cubano que esté participando directamente en algún debate.

Al parecer existe un grupo de expertos trabajando y ya habrían avanzado bastante en el contenido de la legislación. Los colegas especulan con que se abrirá después un espacio para recoger la opinión de los periodistas pero con carácter meramente consultivo.

Definiendo el terreno en Cuba

La censura a la que está sometida la prensa ha provocado la pérdida de credibilidad de los medios nacionales. Foto: Raquel Pérez Díaz

La Constitución dice que “Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista”. Sin embargo, juzgar en cada caso cuales son los fines de la “sociedad socialista” es potestad absoluta de un reducidísimo grupo de burócratas del Partido.

Es un mecanismo tan complejo que yo, por ejemplo, opté por hacer lo mejor posible mi trabajo, sin preocuparme de las “sentencias” del Tribunal de la Santa Inquisición. Al final creo que ha valido la pena aunque implique un feroz bloqueo a mis opciones laborales.

Así que, cuando me dijeron que Cuba contaría con una legislación para la actividad de la prensa, me alegré. Por fin serán públicas las reglas del juego, los periodistas conoceremos nuestros deberes y los burócratas estarán obligados a respetar nuestros derechos.

Una ley de prensa mínimamente seria debe definir claramente la relación entre los periodistas, los medios, la sociedad y los poderes del Estado. Los derechos y deberes de cada uno de estos actores para garantizar la libertad de prensa que reconoce la constitución.

¿En silencio ha tenido que ser?

La llamada prensa “alternativa”, los blogueros y las redes sociales han demostrado que los periodistas cubanos son capaces de hacer un mejor periodismo si se les deja de censurar. Foto: Raquel Pérez Díaz

El sigilo despierta la sospecha de algunos colegas cubanos. No son pocos los que temen que pretendan utilizar esta ley para extender el control del Departamento Ideológico al ciberespacio, a las redes, a los blogs y a los medios “alternativos”.

Ya el jefe de ese departamento se refirió al tema, pidió que se establecieran normas para impedir que los comunicadores cubanos puedan escribir en esos nuevos espacios textos diferentes de los que se les autoriza publicar en los medios oficiales.

Esta actividad “alternativa” realizada por los mismos colegas cubanos demuestra que el fallo está en la dirección de la prensa oficial y no en la calidad profesional de los periodistas. Internet ha permitido identificar con toda claridad donde está el problema.

La solución inteligente a esta contradicción no es censurar los espacios de comunicación digitales sino transformar la prensa nacional para que los periodistas puedan publicar en ella los mismos reportajes que aparecen en la llamada prensa “alternativa”.

¿Con todos y para el bien de todos?

Es ridículo continuar censurando a la prensa nacional cuando los cubanos acceden a contenidos internacionales, en particular de Miami, a través del Paquete o las antenas satelitales. Foto: Raquel Pérez Díaz

La libertad de prensa es uno de los derechos humanos fundamentales, tanto que la constitución cubana prohíbe la propiedad privada sobre los medios de comunicación, por lo que solo podrán pertenecer al Estado o a la sociedad (¿públicos, cooperativas?).

Siendo un tema tan importante, el proceso de conformación de la ley tal vez debería partir de acopiar las opiniones de todos los colegas de la isla a través del debate dentro de los medios, recogiendo sus aspiraciones y necesidades.

Sería saludable que ese intercambio de opiniones se desarrolle sin la presencia de miembros del aparato de censura, para evitar represalias posteriores. También porque ya va siendo hora de que el gremio demuestre su mayoría de edad reuniéndose sin “tutelaje”.

También los ciudadanos deberían poder opinar. Se trata de un servicio público por lo que todos deben expresar que medios quieren y establecer controles sociales e insitucionales que les permitan defender sus derechos ante una mala praxis periodística o política.

Si se utilizan mecanismos de participación amplios, en los que se recojan los intereses de la ciudadanía, de los periodistas y del gobierno, se podría crear una ley que responda a la Cuba actual, a las necesidades de su gente y a los retos que enfrentará en el futuro.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js // < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
//

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lo que interpreto aquí:

    Estimado Fernando… NO EXISTE LA LIBERTAD DE INFORMACION NI DE EXPRESION EN NINGUN RINCON DE ESTE PLANETA… NO EXISTE… La llamada LIBERTAD DE INFORMACION, incluso, la de EXPRESION, parece que se ha quedado en la mente de las nuevas generaciones en Cuba como el que le comenta en las noches al oído cuando están dormidos quedándosele esta idea, o este concepto, o este derecho, de que existe, pero menos en Cuba… FALSO, MIL VECES FALSO que tal condición exista…

    Para los grandes medios, la información es un capital que tiene como objetivo vender productos y crear hábitos de consumo, mientras que para los medios alternativos la información es utilizada para crear valores y generar una visión crítica de la realidad…

    Las corporaciones aplastan el derecho a la información y a la libre circulación de las ideas, poniéndose por encima de las leyes del Congreso y los Legisladores, ‘nombrados por el pueblo’, que no coincidan con sus intereses. Esto es lo que se llama, según ellos, ‘libertad de prensa’, ‘libertad de información’…

    Al ser los medios un negocio, el cual tiene que obtener ganancias, responde a la demanda del mercado y sus inversionistas en vez de a la integridad de las noticias. Se limita su contenido a lo que es aceptable dentro de los límites de la ideología, promoviendo la agenda y valores capitalistas en toda la sociedad. Mantiene el orden social, la conformidad y el consumismo indiscutible como nuestro papel en la vida, controladas por las grandes Corporaciones donde los medios reúnen y tienen mayor acceso al mercado publicitario, limitando aun aún más la información…

    La sociedad no puede ser enemiga de sí misma. Si un medio de comunicación no está aportando y contribuyendo a la elevación educativa, cultural y espiritual de todos sus miembros merece ser cerrada, así de simple. Debido a que la propiedad de los medios de comunicación no es la libertad de expresión de la sociedad…

    Resumiéndole: ¿Quiénes son los únicos que tienen ese derecho – falso concepto – de que existe la libertad de información? Los dueños de las líneas editoriales de los medios de información… Y punto… Pensar en lo contrario es crees que existen ‘pajaritos preñados’… Gracias por leerme… Marcos Jesús…

    1. loquehayqueleer dice:

      Todavia no te han liberado de las cadenas imperialistas marquitos? Mira a ver si los blogueros “revolucionarios” empiezan una campañita de esas para que te suelten. Te imaginas? El sexto heroe!

    2. comeGofio dice:

      estimado querido companero camarada hablaDeMas, si existe la libertad de expresion, pero para justificar lo que sucede en cuba se busca esa expresion muy de moda entre los agentes del G2

  2. loquehayqueleer dice:

    Yo propongo que para tener libertad de expresion se haga una prueba de ingreso y un analisis de meritos y demeritos a cada uno de los optantes.

    Si, la libertad tambien hay que racionarla que todavia estamos en periodo especial. No?

  3. comeGofio dice:

    es muy extrano que hace mas de 12 meses atras en el blog La Joven Cuba ya se habia dedicado un escrito a pedir que se hiciera una Ley de Prensa para “regular” el internet, esos muchachones que visionarios son, lo vieron todo por adelantado………. o es que los chicos en realidad tienen otro “trabajito” ademas de posar como profesores de la universidad……….. que sociedad, si es que asi se le puede llamar. han vivido casi 6 decadas asi regulandolo todo, para joder siempre a Liborio, le tienen un miedo a la libertad de expresion que se cagan, por eso se inventan la frasecita de “no existe la libertad de expresion”, es logico ellos no logran concebir algo asi.

    1. loquehayqueleer dice:

      Yo no se los otros dos, pero al tal osmany yo lo creo capaz de sacar los tanques a lo tianamen. Por suerte es mas bruto que un ladrillo y ni a sus superiores se les ocurre darle ni un tin de poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.