Ministros

 fuentes-de-andalucia

Por Lilibeth Alfonso

En la política cubana de los últimos cincuenta años los ministros no renuncian, no son removidos por presión popular, sino renovados, trasladados para cumplir otras funciones, tranquilamente, tan en silencio que uno no sabe por qué, si hizo un buen trabajo o uno mediocre, si mejoró o empeoró la vida de la gente, nada.

Tampoco de los que asumen el cargo se conoce más que los dos o tres párrafos que les dedican a su historial en las notas informativas brevísimas preparadas para la ocasión, al punto de que si asumimos que la mayoría de los cubanos está al tanto de las decisiones de la alta política nacional a través de la prensa, entonces el hijo del vecino sabe más de la vida de algún excelentísimo señor de Malasia que del titular de un ministerio cubano.

En general, fuera de las sesiones de la Asamblea Nacional que se difunden y alguna que otra aparición televisiva, los ministros andan bastante alejados de la vida pública, tanto así que ahora mismo la mayoría de la ciudadanía ignora sus nombres, los proyectos que tienen pensados para sus ministerios, sus principios, qué defienden porque algo defienden, qué les parece mal, sobre qué basan su política.

Tampoco dan la cara cuando se equivocan. De hecho, es muy raro que una equivocación de esos “escalones” salga a la luz para ser sometida al escarnio público como sucede, por ejemplo, con otros más abajo. El único explote ministerial público del que tengo noticias, la protagonizó el ex ministro de Relaciones Exteriores Felipe Pérez Roque, y ni entonces fueron públicos los porqués: yo, por ejemplo, que no milito en el Partido o la Juventud, no fui informada debidamente, como ciudadana que sí soy, de su suerte.Ahora mismo, por ejemplo, hay una pequeña conmoción en la red a partir de que hoy se anunciara que el Consejo de Estado había decidido liberar de su cargo al Ministro de Transporte, César Ignacio Aroche, y promover en su lugar a Adel Yzquierdo, hasta este momento viceministro de Economía y Planificación, cargo que asumió, curiosamente, luego de haber sido ministro de la misma cartera.

Las opiniones son diversas, desde quien se pregunta si en todo el sistema del transporte en Cuba no hay nadie con la formación y experiencia suficientes para asumir ese cargo, en un terreno tan vital para el país, que nos libre del método del ensayo y el error tan natural como destructivo cada vez que alguien con capacidad pero sin experiencia asume cargos que lo obligan a nadar en aguas desconocidas; hasta otros que se cuestionan, desde ahora, las capacidades del recién estrenado ministro.

Son preguntas, inquietudes tan válidas como inútiles, a fin de cuentas, sólo el Consejo de Estado, en periodos donde no sesiona la Asamblea Nacional, puede tomar esas decisiones de acuerdo al artículo 87 de la Constitución de la República, y así lo hizo.

Lo que nos atañe, en consecuencia -aunque, en la práctica, cada cual ocupa su lengua en lo que le parezca más conveniente- es más el cómo ejercen sus funciones que cómo llegan a ese sitio desde el cual, lo queramos o no, definen muchas veces el cómo vivimos.

A estas alturas, el secretismo sobre las gestiones de los ministerios es un anacronismo y una hoja de ruta, dada a consciencia o no, a las malas prácticas que luego derivan en casos de corrupción, abusos de poder, y errores que no tienen la necesaria consecuencia para los culpables.

Ya es hora de que los ministerios asuman la necesidad de adoptar una agenda de Comunicación Política que acerque sus gestiones al pueblo, haga posible que la ciudadanía lleve un control de sus acciones, tanto de las victorias como de los fracasos, y a partir de ello esta sea capaz de exigir, incluso a través de los medios de difusión, explicaciones y cuentas a los servidores públicos.

Servidores que, muchas veces y a pesar de todas las políticas para abrir las puertas de la información, siguen generando trabas para el acceso a estadísticas y hechos que, siempre y cuando no tengan implicaciones en la defensa nacional y no formen parte del secreto estatal, son públicos.

Ignorar, dilatar esa agenda sería desconocer el deber que tiene el Estado, y no solo el nuestro, de comunicarle a la sociedad las decisiones que la afectan directamente porque además sólo el conocimiento garantiza la participación y, al final, el ejercicio de la democracia real.

Y la necesitamos, así como una política, una economía, un ejercicio del poder más transparente. No basta con que el pueblo asuma que sus gobernantes son capaces de dilucidar y hacer lo que es mejor para todos: el pueblo debe, también, saberlo.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js // < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
// < ![CDATA[
//

12 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Así comienza el Articulo de Lilibeth Alfonso: “En la política cubana de los últimos cincuenta años los ministros no renuncian, no son removidos por presión popular, sino renovados, trasladados para cumplir otras funciones, tranquilamente, tan en silencio que uno no sabe por qué, si hizo un buen trabajo o uno mediocre, si mejoró o empeoró la vida de la gente, nada”…

    Con fecha 2 de enero de 2014 publique una Crónica titulada ‘Las confusiones del cubano’… Este artículo ratifica lo que en ese entonces comente sobre esta deficiencia, escribo deficiencia porque es otro de los gravísimos problemas mentales que padece un gran sector de las nuevas generaciones de mi país, que se preocupan más de lo que sucede en los Organismos centrales que en lo que deben ocuparse en sus gobiernos locales… El que no entienda esto, entonces desconoce el tipo de sistema en que vive, y para que se ‘arreglen’ al gusto del consumidor individual, seguro, pero seguro, tendrán entonces que hacer otra revolución y eliminar la que hoy tienen…

    Pregunto, ¿La autora de este Articulo conocerá la diferencia que existe entre DEMOCRACIA PARTICIPATIVA y la CEMOCRACIA REPRESENTATIVA?…

    ¿Por qué no trabajar sobre lo que pudiera darnos a todos los genuinos beneficios de la necesitada sociedad cubana y no tratar de agarrar al lobo por un pelo como lo trata de hacer Lilibeth en este Artículo?

    No se preocupen más de los ‘pelos del lobo’, OCUPENSE por lo que pudiera brindarle beneficios más integrales a la sociedad…

    En la Crónica de referencia, comente lo siguiente:

    – “Cuba es el único país en el mundo donde no existe una sola persona pidiendo trabajo o dinero en una esquina con un cartel levantado por sus brazos porque tiene hambre… NO EXISTE… Espero que esto nunca más ocurra lo que hoy normalmente existe en cualquier país del mundo, pero menos en Cuba… Aquí en las intersecciones de los semáforos los ‘sin hogares’ (homeless), llevan en sus manos carteles en todos los idiomas, desde el creole hasta el chino”…

    – “Posiblemente en Cuba sea el país donde más se quejan de lo caro que es mantener un celular, sin embargo, casi todos los cubanos llevan un celular en sus manos, y para mi asombro en su mayoría son celulares de último modelo”…

    – “Cuba es el único país donde los medios de comunicación no piden dinero a la población para enterrar a una persona, ni para comprarle una medicina a un enfermo o para realizar un trasplante de corazón”…

    – “Cuba es el único país que no le piden a los familiares dinero para comer, sino una ‘laptop’, o un ‘celular’, o una ‘cámara fotográfica’, o una ‘cámara de video’, y te tienen al día de la fecha en que existen los especiales para la recargar doble en el ‘celular’… Cualquier cosa me pide mi familia, reitero, menos dinero para comer, y para que no pase mucho trabajo en localizar lo que me piden, la solicitud ya viene con las especificaciones técnicas cuando se trata de algún equipo, incluyendo una famosa marca”, etc…

    ¿Así que, según Lilibeth, tenemos que arreglar primero el Organismo Central que los de mi Barrio, Municipio o Provincia?… Ahora si estamos completos… Gracias por leerme…

    1. yadian perez dice:

      A ellos, lo que están buscando es la popularidad, la autora y quien lo reproduce, con tantas cosas que pueden hacer a favor de su pueblo, a favor de ellos mismos que viven ahí, bueno ya casi estoy dejando mis candangas, a ellos le importa más unos dolares osra ellos que luchar y trabajar por los demás, es una pena, por qué? ??.. porque habemos muchos buenos cubanos emigrados que ayudamos a cualquiera, en lo que sea, sin necesidad de vender su pluma al primero que se les cruza en su camino..que pena, la verdad que pena..tienen la posibilidad de rectificar, y luchar junto a su pueblo por su mejora…gracias..

      1. comeGofio dice:

        entienda yadian que “luchar por su pueblo” no significa ser ciego ni incondicional, lo cual implica que si esa lucha va a estar condicionada por un gobierno que viene a decirte que, como y cuando tiene que ser esa lucha pues entonces, como hasta ahora lo han hecho terriblemente mal y los resultados han sido pesimos pues entonces no se desgasta uno la unica vida que tiene para que los que detentan el poder desde hace tanto se dediquen a hacer experimentos con la esfimera existencia y fuerzas de uno.

        1. Yadian, como siempre, hablando de más y acusando sin argumentos. No sabes cómo me rio con tus cantaletas. Sonarías muy críble si estuvieras aquí, en Cuba, cogiendola cómo es. Desde Tampa todo es más bonito y fácil, sobre todo difamar y difamar. Lástima me das.

  2. loquehayqueleer dice:

    Me preocupa el caso de marquitos. Ahora aparecio el camarada yadian, otro mas que tambien debe estar encadenado en alguna celda de castigo del imperio.

    Si siguen apareciendo no se si se podran imprimir los panfletos y pulloveres necesarios para el show circense que seguramente los “revolucionarios” montaran para rescatarlos.

  3. loquehayqueleer dice:

    Lilith,
    Debes informarte mejor. Lo que hay en Cuba es con todos y para el bien de todos. Es el poder del pueblo que ese si es poder. Es el de ESACACA o muerte.

    Si no te adaptas al esfuerzo y al heroismo de la “revolucion”, pues vete. Ella no te quiere. ella no te necesita.

    Por cierto, interpreto que tu si sabes que paso con Lage??

  4. jorgealejandro1 dice:

    Yo creo que hay insultos a la inteligencia ajena que, por una cuestión de verguenza y respeto a la verdad no se pueden pasar, téngase la ideología política que se tenga; pero Marqiuitos, desde su refrigerador lleno, su carro y su derecho a decir toda la porquería que se le ocurra, gracias a que vive fuera de Cuba (suponiendo que no sea un lavabaños de la seguridad cubana, dado el coeficiente de inteligencia que demuestra, y que, sin duda nos atribuye también a los lectores), se empeña en que le asimilemos esa muela bizca:

    -– “Cuba es el único país en el mundo donde no existe una sola persona pidiendo trabajo o dinero en una esquina con un cartel levantado por sus brazos porque tiene hambre… NO EXISTE…

    Esto es para media hora de risa, si no fuera tan patético. Nada más que hay que pasearse por La Habana para rebatirle la mentira. Hay en internet fotos, videos y testimonios devastadores. Si los mendigos no portan carteles, o por lo menos carteles más grandes como para satisfacer al morbo de Marquitos, es porque hace años que lamendididad está tipificada en Cuba como un delito. Cosa que Marquitos se hace el que no sabe, así como se hace el chivo con tontera ante el hecho de que más demedio millón de cubanos vive en albergues, y que algunas familias ya llevan en esa situación entre diez y veinte años, sin ver ninguna luz al final del tunel, a no se la del camión que viene de frente, como dice el dicho.

    -– “Posiblemente en Cuba sea el país donde más se quejan de lo caro que es mantener un celular, sin embargo, casi todos los cubanos llevan un celular en sus manos, y para mi asombro en su mayoría son celulares de último modelo”…

    “Casi todos los cubanos llevan un celular”… sin comentarios, pero aquí lo que importa es que marquitos nos diga cómo pagan los cubanos el celular que tienen y la cuenta de teléfono, y esa internet de atraco a 2 cuc la hora. ¿Con su salario, Marquitos? Antes de tomarnos por imbéciles, saca la cuenta de cuántos meses tendría que trabajar un cubano para comprarse un celular de último modelo, dedicando íntegramente toso su salario para ello. La matemática no entiende de muelas bizcas. Que no existieran las remesas y los paquetes que mandan los exiliados para que vieras cuántos celulares de último modelo habría en Cuba.

    – “Cuba es el único país donde los medios de comunicación no piden dinero a la población para enterrar a una persona, ni para comprarle una medicina a un enfermo o para realizar un trasplante de corazón”…

    Claro que no, los medios se negarían rotundamente a hacer eso, aunque la gente se estuviera muriend,. porque pertenecen a un gobierno que vive de la imagen. En los casos en que se ha podido hacer lo han hecho medios extranjeros, como en el reciente caso del muchachito que que vive peor que los haitianos después del terremoto,y para el que se consiguió una donación de veinte mil dólares como mínimo,a través dela tv hispaana de Miami.

    – “Cuba es el único país que no le piden a los familiares dinero para comer, sino una ‘laptop’, o un ‘celular’, o una ‘cámara fotográfica’, o una ‘cámara de video’, y te tienen al día de la fecha en que existen los especiales para la recargar doble en el ‘celular’… Cualquier cosa me pide mi familia, reitero, menos dinero para comer, y para que no pase mucho trabajo en localizar lo que me piden, la solicitud ya viene con las especificaciones técnicas cuando se trata de algún equipo, incluyendo una famosa marca”, etc…

    Será porque tu familia es igualita a ti, o come componentes electrónicos,. por favor marquitos, para chorradas, me parece que con esta se te fue la mano.

    Suponiendo que tuvieras esa ignorancia digna de un record Guinnes, por favor, tómate un tiempo y, aunque sea por tener un mínimo de sentido de lo ridículo, o por un mínimo de verguenza averigua de verdad cómo se vive en Cuba antes de hablar tanta bazofia, si no, por favor, no seas tan cara de guante.

    1. elCipayon dice:

      habria que ver la familia del marquitos que opinion tiene del mismo, claro esta, sin que el oiga lo que ellos tienen que decir, porque si no manda para alimentos que lo mas importante, como estaran los pobres.

  5. jorgealejandro1 dice:

    marquitos:

    Te guste o no, los dos millones de cubanos que mejor viven son los que viven fuera de Cuba.

  6. Luis dice:

    Tranquila mija q cada cual tiene sus funciones, las del pueblo son aplaudir, alabar y apoyar todo lo q venga de arriba, por supuesto los de arriba tambien tiene sus funciones, la principal es mantenerse arriba y vivir como carmelina.
    Saludos, Luis

  7. Mercedes dice:

    En las democracias, los ministros son parte del poder ejecutivo. El presidente llega y pone a la cabeza de las distintas administraciones publicas a quien el estima conveniente esta capacitado para hacerlo. No son cargos electos.

    Lo que controla la labor de los ministros es la opinion publica, la prensa libre y que el presidente queira ser reelecto o su partido reelecto en las proximas elecciones. Por la labor de los ministro se le pasa cuenta en las elecciones al presidente. Como podran observar esas cosas no existen en la dictadura cubana.

    El problema no son los ministros como tal, el problema es que Cuba como toda buena dictadura “el presidente” no da cuenta en las urnas de su gestion y no hay una prensa libre que pueda abiertamente criticar a esos ministros y mucho menos al “presidente”.

  8. mepiamo dice:

    En Cuba no hay ministros, sino capataces de una finca. Por eso todo es diferente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.