Volar a contracorriente

Hace unos días, en una tarde de melancolía, escribí este pequeño texto que no pude publicar debido al ataque cibernético que sufrió este blog. Aun sin resolver el problema hoy me doy cuenta que primeramente debieron suceder ciertas cosas para que este texto dejara de ser personal, y al mismo tiempo cobrara un valor colectivo. Espero lo lean quienes lo tienen que leer.

Volar a contracorriente

volar

A mis colegas y amigos de esta enRedada circusntancia.

Nada resulta ser más contundente que la cruda verdad cuando encuentra su verdadero destino. Por eso, intentar desviar el curso de ciertos contextos no será más que demorar las anunciadas causas y sus devenidos efectos.
Lógicamente para ciertos objetivos siempre habrá un camino más corto que otros, pero solo pocos serán lo suficientemente sagaces como para no cometer errores o advertir a tiempo la fallida contienda. Yo por ejemplo, pertenezco al grupo de los desatinados, y quizás por mi pasión y dura cabeza he chocado una y otra vez con la misma piedra.
Y qué decir de la incomprensión constantes sospechas, o cuando viles intereses imponen como estrategia facilista la fatídica costumbre de construir ¨enemigos¨ por todas partes, peor aun cuando el sustento se basa en la sucia arma de la manipulación y la difamación, muy de moda últimamente desde los entes de poder.
Pero, ¿quién dijo que esa misma sospecha no nos ha llevado al constante delirio y por consiguiente, a descarriar el destino de tanta gente buena?
Llegado el punto lo más importante es no dejarse provocar, y aun cuando la tormenta arrecie, respirar profundo debe ser el importante paso previo antes de explotar. Más tarde llegará el momento de actuar.
Por supuesto que eso no significa claudicar, de hecho, queda TERMINANTEMENTE PROHIBIDO ceder un solo paso atrás, sobre todo si de dialogar, opinar, debatir, polemizar, criticar y aportar soluciones a nuestro destino se trata; así como de llamar las cosas por su propio nombre, en su justo momento y sin temor a nada ni nadie.
Esos, los imprescindibles lineamientos que esta Patria nos exige y reclama, son sin lugar a dudas la guía necesaria para lograr un mejor país, aun cuando algunos se empeñen en demostrar lo contrario.
Eso sí, pretender que nos comprendan supera en sí mismo la propia convicción de los más ilusos, y es tiempo ya de superar esa engañosa etapa. Estar preparados para lo peor es la clave del éxito en esta larga y de resistencia batalla.
¿Que serán muchos los que caerán en este entramado camino? Duele decirlo, pero de los nuevos tiempos mucho más no podemos esperar.
Carlos Alberto Pérez
¨La Chiringa de Cuba¨

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.