Jóvenes sin ofertas políticas 

Publicado: 23 febrero, 2016 en Cuba

Tomado de La Joven Cuba

Dicen que los cubanos no se interesan en política ni creen en nada. Dicen muchas cosas. Cuando de jóvenes se trata, aunque las cifras oficiales no son públicas uno se imagina los índices de emigración y ve de cerca el desinterés en participar políticamente. ¿Esto significa que sean apolíticos? ¿De veras no les interesa o será que nadie les presenta una alternativa atractiva? ¿Cuándo olvidamos que ser revolucionario es cool?El país que tuvo el líder más carismático del pasado siglo e hizo popular ser barbudo, hoy le cuesta tomar la iniciativa. Entonces las cifras de ingreso a las organizaciones juveniles decrece, los jóvenes prefieren Facebook a las reuniones estudiantiles y la capacidad de convocatoria real sufre. Mientras, los medios extranjeros y los apóstatas exageran la situación buscando sacarle ventaja política. Entonces los nuestros responden que todo está bien, que no hay problemas sino mucha confianza en la juventud.

Yo que soy joven me preocupo, porque no veo conciencia del problema, porque no veo un plan para lidiar con eso, porque ya estoy cansado en esta guerra de relaciones públicas que lo que hace es posponer soluciones. Hoy en día toca una pugna triple. Con Estados Unidos por nuestra soberanía, con la oposición política que no tiene otro plan que no sea hacerse con el poder y con los sectores más dogmáticos en nuestras propias filas. Estos últimos creyendo salvar el proyecto nacional lo que hacen es aplazar las soluciones. Y sí, hay que cambiar con urgencia pero bajo nuestros propios términos.

Cuestiones así quisiera verlas publicadas en Granma o Juventud Rebelde pero es imposible. Quizás hasta los directores de estos y otros medios tengan conciencia del problema y tengan disposición a su arreglo, pero al parecer no está en sus manos. Lo necesario en el debate público, lo que hace creíble la Revolución como un movimiento social y de pensamiento, sigue proscrito. Cuba está dejando lecciones, tanto en lo que se hace como en lo que no.

El dolor que eso le produce a la izquierda revolucionaria en este país es inconmensurable. Me duele a mí que pienso quedarme aquí el resto de mis días y he visto en el extranjero la diferencia de ser socialista en el poder que bajo un gobierno de derecha. Le debe doler a los más lúcidos en esta generación que hizo la Revolución, ¿qué pensará Fernando Martínez Heredia? ¿Cuál habrá sido el último pensamiento de Alfredo Guevara?

La juventud cubana no es apolítica por naturaleza. Sin generalizar fenómenos que son más complejos, podría decir que la mayoría de los jóvenes no participan activamente en la vida política del país porque no se les hace creíble lo que encuentran hoy en día. ¿Han tratado de explicarle la portada de un periódico cubano a un joven de este país? ¿Han visto las barbaridades que cuenta la disidencia caricaturesca? Para decirlo de alguna manera, existe demanda lo que la oferta todavía es muy mala. Y eso nos hace vulnerables.

Mañana mismo surge alguien que conozca los códigos comunicativos de los jóvenes, que imite la señal de rebeldía política que aparece en The Hunger Games o tenga una agenda oculta. Y se roba la participación política que nosotros no hemos sabido canalizar. Algo semejante ocurrió en Europa del Este, puede ocurrir aquí. Si las organizaciones políticas en Cuba no retoman el paso, recuperan la iniciativa y aprenden a generar consenso rápido… sería una verdadera lástima. Sería echar por la borda décadas de sacrificio, no seríamos los primeros tampoco en cometer ese error, ni siquiera esa torpeza sería original.

Disfrazar la indefinición política con eufemismos tales como “objetividad” o “moderación” por lo general hace más favores a la derecha que a la izquierda. En lo personal estoy politizado hasta los tuétanos y no me interesa hacer superescritos hablando de pirofláutica o un periodismo muy profesional sin ideología definida. También veo clara la diferencia entre los objetivos y las herramientas. Por un millón de razones, el hecho es que hay muy pocos jóvenes haciendo o consumiendo política aquí.

Entonces, ¿existe una juventud apolítica en Cuba? ¿O es que las alternativas actuales no logran captar su atención? Me parece que lo segundo se acerca un poco más a la realidad. Lo peor es que tenemos mil herramientas para dotar de contenido política a nuestra juventud pero no se explotan. Como miembro de la única organización política joven en el país, me asusta ver cuán poca ideología se genera tanto desde la UJC como desde el mismo Partido.

Todavía me queda el vacío que en ese sentido dejó la pasada Conferencia del Partido, donde esperaba encontrar el plan que tendríamos como sociedad para paliar las inevitables diferencias sociales agudizadas con los Lineamientos, y nunca ocurrió.

Siempre supuse que había personas, expertos, que su trabajo era generar ideología. Al parecer estos tienen las mismas preocupaciones nuestras con los precios del agro y las colas en las guaguas porque el déficit se sigue notando sin que veamos el camino hacia su solución. Con esos truenos, la juventud seguirá pareciendo apolítica hasta el día que les recuerden que por naturaleza esa es la edad en que más se expresa el compromiso social. Solo espero que seamos nosotros y no otros los primeros en llegar a los corazones y las mentes de esa juventud desatendida. Con la ideología no se  juega.

comentarios
  1. Dania consuegra Rodríguez dice:

    Me encantó el artículo “Jóvenes sin ofertas políticas”…..Sin palabras jajaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s