Fidel Castro: El comienzo de una era

foto_de_fidel_2Por Maria Isabel Alonso

Cuando en 1960, el gerente del Hotel Shelburne le puso como condición a la delegación cubana de visita a la ONU el pago en efectivo de un depósito para asegurar su estancia en el hotel, Fidel Castro amenazó con acampar en frente a las Naciones Unidas, lo cual por supuesto causó gran revuelo. Pero la solución final al conflicto fue de un impacto mediático aún mayor: alojarse en el modesto Hotel Theresa en Harlem, donde se encontraría con Malcolm X en momento icónico para ambos líderes. Miles de afroamericanos le aclamarían en las calles, en solidaridad con el gesto que venía a visibilizar y reivindicar su causa.

Fidel, el estratega, hizo entonces lo que siempre supo hacer mejor: “convertir el revés en victoria”. Y cuando quisieron callarlo y humillarlo tratándolo como un ciudadano de segunda clase, revirtió el ataque a su favor, ganándose la popularidad y aprobación de las masas, aun en terreno adverso.

Ha muerto Fidel Castro el viernes 25 de noviembre y su muerte parece llegarnos de la misma forma: como una inesperada estrategia de contra-ataque. Cuando el tema de Cuba comenzaba a perder interés y a ser nuevamente invisibilizado en el contexto de unas elecciones ganadas por las tendencias más conservadoras y reaccionarias de EE.UU., Fidel coloca a la Isla de nuevo en el centro de atención internacional; cuando congresistas y senadores (anti)cubano-americanos iniciaban una vez más la recitación de su desgastado mantra de “hay que salir de los Castros” para que haya cambios, Fidel, con su salida final a los 90 años, parece quitar justificación a aquellos que usaron su existencia como pretexto al odio.

Fidel Castro anduvo lejos de ser una figura monolítica. Su accionar estuvo marcado por momentos radicalmente progresistas, así como por otros conservadores. Los últimos estuvieron provocados en muchas ocasiones, por la circunstancia de Guerra Fría y hostilidad que le tocó enfrentar.

Su llegada al poder fue recibida con desagrado por las élites más conservadoras del país, quienes, prontamente exiliadas en Miami, harían todo lo posible por derrocarlo, ya fuera a través de acciones concertadas entre terroristas convictos y confesos, y la CIA, o a través de las maniobras anti-cubanas de senadores y congresistas de origen cubano. Resistió con estoicismo y gallardía cada uno de los 638 atentados librados en su contra.

Contribuyó de manera orgánica a la emergencia de un nuevo imaginario para América Latina. Dinamizó regionalmente las fuerzas nacionalistas y antiimperialistas, posibilitando la ocurrencia de un nuevo bilateralismo que obliteró previas relaciones de dependencia y subordinación de los países latinoamericanos hacia los EE.UU.

Fue gestor imprescindible del internacionalismo solidario y del postcolonialismo. Desde la década de los 70 hasta principios de los 90 desplegó en el continente africano operativos de misiones internacionalistas, en el que más de 300 mil cubanos prestaron sus servicios como maestros, doctores o profesionales de otros campos.  Dirigió las tropas cubanas en Angola en apoyo a las fuerzas del ejército angolano. Juntos, lograron la derrota de la UNITA en la histórica batalla de Cuito Cuanavale, y la expulsión de las tropas apartheid sudafricanas. “Cuito Cuanavale –expresaría Nelson Mandela– fue el viraje de la lucha de liberación de mi continente y de mi pueblo del flagelo del apartheid.”[1]

Conservó una claridad meridiana respecto a los temas relativos a la niñez, la distribución desigual de las riquezas, el calentamiento global, los derechos de acceso a la educación y a la salud, entre otros. La tuvo también en sus apreciaciones sobre los EE.UU., ya sea sobre las fallas del modelo democrático norteamericano, el racismo, la violencia policial, o la obscena cultura del desperdicio y el consumismo más radical que predominan en esta nación, en detrimento de modelos altruistas de desarrollo.

Tuvo fallas, como cualquier ser humano, y también supo rectificar. Cuando en entrevista para La Jornadale preguntaron: “¿Quién fue el responsable, directo o indirecto, de que no se pusiera un alto a lo que estaba sucediendo en la sociedad cubana? [se refiere la entrevistadora a la persecución a los homosexuales] ¿El Partido?”, respondió: “No (…). Si alguien es responsable, soy yo… (…) Es cierto que en esos momentos no me podía ocupar de ese asunto… Me encontraba inmerso, principalmente, en la Crisis de Octubre, en la guerra, en las cuestiones políticas…” (…) Nosotros no lo supimos valorar… sabotajes sistemáticos, ataques armados, se sucedían todo el tiempo: teníamos tantos y tan terribles problemas, problemas de vida o muerte, ¿sabes?, que no le prestamos suficiente atención.”[2]

Una evolución similar ocurrió con respecto a la religión. Bajo el amparo de Fidel Castro se promovió durante los 60s y los 70s una epistemología ateísta, y sobre todo anticlerical. Sin embargo, ya desde los 80s,  Fidel evolucionaría hacia una posición de mayor tolerancia hacia la religión, tal como quedó plasmado en sus conversaciones con el fraile dominico Frei Betto, resumidas en Fidel y la religión. “Hay 10.000 veces más coincidencias entre el cristianismo y el comunismo que entre el cristianismo y el capitalismo”, expresaría.[3] A partir de 1991, los religiosos que así lo desearan podrían ingresar en la filas del Partido Comunista de Cuba.

Tuvo fallas como cualquier ser humano, y como cualquier ser humano, no siempre las rectificó a tiempo, o simplemente, no las rectificó. Tal hecho explica, en mi opinión, la demora con que llegó la restructuración del modelo económico puesto en marcha por Raúl Castro a partir del 2009. Quizás la irremediable crisis de los 90 hubiera podido ser contrarrestada con la estrategia de reformas que hoy, 20 años después el colapso del socialismo, son parte de un transformado escenario de economía mixta y modelos paralelos no estatales.

En los últimos tiempos, Fidel vio el proceso de normalización como positivo, aunque también alertó sobre las nuevas formas de injerencismo de la política de Washington hacia Cuba. No le faltó razón. El Departamento de Estado de los EE.UU., aún después de iniciado el restableciendo de relaciones, ha ratificado dentro de su presupuesto, al menos $20 millones anuales para la “democratización” de Cuba.

Quienes criticaron y critican la obliteración de los principios democráticos durante el mandato de Fidel, debieran tomar nota de que la democracia no florece en una circunstancia de presiones, de amenazas, de intervensionismos, ni de operaciones de cambio de régimen.

Estamos viviendo tiempos donde predominan las fuerzas oscuras de un individualismo enajenante, del racismo, el fascismo y la fetichización de las relaciones humanas, tal como se ha visto en EE.UU. tan sólo a unos días de la victoria de Trump. Quizá la mejor manera de preservar el legado humanista que parece verse progresivamente amenazado, no sólo en Cuba, sino a nivel mundial, es avanzar en las reformas en la isla, hacia transformaciones que propicien, de manera gradual, funcional y responsable, la inserción de nuestra nación en dinámicas económicas globales que aseguren un mínimo de prosperidad. Esta inserción, a su vez, no debe estar reñida con la preservación y promoción de modelos de autogestión y otras formas cooperativistas / no alienantes de desarrollo. Pero la expansión de negocios no-estatales a través de la pequeña y mediana empresa, puede solucionar déficits concretos que afectan a la población cubana hoy y debe asumirse sin prejuicios.

Preservar ese humanismo supone también imaginar nuevos mecanismos de aceptabilidad legal que, aún en las condiciones de asedio como las que ha vivido y probablemente seguirá viviendo Cuba, acompañen la complejidad del nuevo conjunto de actores de un país que es ya más plural. Esto ayudaría a eliminar esa brecha entre viejos modelos restrictivos y realidades que son ya más inclusivas, desde las bases nacionalistas en que se afincó la propia Revolución.

Muchos claman hoy que con el deceso de Fidel, terminó una era. Su muerte, por el contrario, sella un nacimiento. Pasarán muchos años quizás, antes de que la humanidad imagine y busque poner en práctica nuevamente, proyectos equitativos globales e inclusivos que pongan en el centro al hombre, y no al capital. Por ahora, contamos con la constatación de que al menos, como intento, fue posible.

Notas 

[1] Angola 1988: La guerra después de la batalla.” Pedro Antonio García.  Revista Bohemia. 7 de junio de 2016. http://bohemia.cu/historia/2016/06/angola-1988-la-guerra-despues-de-la-batalla/

[2] “Soy responsable de la persecución a los homosexuales que hubo en Cuba.” Entrevista por Carmen Lira Saade. La jornada. Martes, 31 de agosto de 2010. http://www.jornada.unam.mx/2010/08/31/mundo/026e1mun

[3] Fidel y la Religión. Conversaciones con Frei Betto. Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado. La Habana, 1985.

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Luis dice:

    otro pa la competencia de ver quien da el guatacazo mas grande….
    muchas ideas, muchos estudios, muchas muelas, pero en realidad, en hechos concretos, que?

    Saludos, Luis

  2. Adolfo dice:

    Cuando empezó el período especial que no fue nada más que el bloqueo de la inmensa mayoría de los paises a Cuba solamente por ser socialista y con el único objetivo de acbar que un bastión del socialismo no se podía hacer nada de lo que después se pudo hacer por el VI Congreso del Partido, no había comercio con nadie, la deuda externa subió considerablemente pues los antiguos proveedors pusieron la condición de pagar primero en MLC no con azúcar, u otros y nsi no había comercio ¿cómo hacerlo?, ningún extranjero podía invertir en Cuba, no había petróleo, no había transporte, Cuba estaba aislada, ningún negocio particular podría prosperar si no fuera robando los pocos recursos del estado.
    Con el tema de la religió la principal causa es que los principales de iglesia católica en Cuba era franquistas y le hicieron la guerra a la Revolución hasta el punto de que fueron expulsados de Cuba, pues estos mismos eran cumbilas de la burguesía cubana y apoyaban a Batista, nada es por gusto, todo tiene su causa.

  3. Santiaguero100% dice:

    Mucha estrategia, inteligencia, habilidad para convertir esto en aquello pero dejo el pais en ruinas, con casi nada, apenas una sombra de lo que el gigantesco soporte sovietico le hubieran podido facilitar para hacer por su pueblo. Una deficiencia de viviendas enorme, falta de servicios basicos como el agua, trasporte y calles en las principales ciudades, malos caminos, industria azucarera destruida, producciones agricolas decadentes y un largo rosario de calamidades que ha hecho a millones de Cubanos salir huyendo de Cuba, incluidos muchos de nuestros mejores deportistas.
    ¿Entonces, de que sirvio tanta habilidad, inteligencia y supra-conocimiento para convertir esos reveses que UD menciona en “victoria” con MalconX y MalconY si en Cuba solo convirtio el Oro en Copros!
    Por cierto, lo de los homosexuales no ocurrio por “falta de atencion” del jefe, NO! El rechazo y la discriminacion a los homosexuales fue Politica de Estado elaborada, ratificada y perfeccionada durante muchos años. Imcompatible con la vision (del ahora fallido) “Hombre Nuevo” y condicion indispensable para ser militante de la UJC o el Partido.
    Por favor, no traten mas de cuadrarnos el circulo que la gran mayoria de los cubanos sabemos de que pata cojea cada cual. !!Habrase Visto!!

  4. kiko dice:

    o sea se murio para entonces “convertir el reves en victoria” y bla bla bla bla . que manera de hablar boberias, por eso el pais esta tan desbaratado y se nos sigue cayendo a pedazos, porque en vez de levantar de una vez la vista y ver lo que nos han dejado realmente de legado, seguimos lamiendo la bota que nos patea.

  5. Yoan dice:

    no hizo nada extraordinario, hizo lo quele tocaba por su trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.