La sangre nunca fue amarilla

Por Mónica Baró, en Periodismo de Barrio. Trabajo ganador del Premio de la Fundación Gabo 2019, en la categoría Texto. Los pollos no marchan. No se supone que lo hagan. Si un pollo marcha, o camina con las patas estiradas y tiesas, es porque algo anda mal con ese pollo. En La Habana, sin embargo,…

Tu voto: