Archivos de la categoría ‘Utopía’

image Cual si saliera de las tandas de videos antológicos de cada encuentro utópico, tendremos en vivo, guitarra en mano, a Vicente Feliú este sábado 21 de enero en nuestra Caverna de los trovadictos. Vicente vendrá acompañado en primer lugar por su hija Aurora de los Andes, joven actriz trovadora, que desde pequeña está en los trajines del canto y que ya hace un tiempo nos regaló un hermoso concierto en Bellas Artes. Hay cartas debajo de la mesa, que pudieran incluso ampliar la descarga bajo el apellido Feliú.

Vicente Feliú es uno de los grandes de la trova cubana, estudiaba con Silvio, a mediados de los 60 comenzaron juntos a hacer travesuras con la guitarra que luego en el Servicio Militar maduraron y hoy son clásicos que dan inicio a la Nueva Trova Cubana. Piezas como “1974: Canto No. 1”, “Mira como te quiero, mujer”, “¿Quién va a morirse esta mañana”, “Apuntes para mi muerte”, “No sé quedarme”, “A los que luchan toda la vida”, entre otras, y entre esas otras nada menos que “Créeme” que es todo un himno de la trova cubana. Vicente, es un ejemplo paradigmático de

(más…)

El acertijo es sencillo, Ray cumple 40 años (28 de junio) y yo 50 (4 de julio) en el medio está nuestra Utopía este sábado 2 de julio, hemos decidido por tanto tener un encuentro a guitarra este sábado que tiene un motivo extra para un brindis especial: cumple 2 años el programa televisivo “Entre manos” en el que —sumando coincidencias— los dos participamos, él como trovador conductor, yo como guionista. Ya hablamos con el director del programa Juan Carlos Travieso y el colectivo celebrará del programa celebrará allí.

De Ray Fernández debo decir que es un trovador “arrabalero” con canciones de espíritu popular, textos fuertes, y gran energía interpretativa. Temas como “La yuca”, “Matarife”, “El gerente”, “Paciencia”, son ya conocidos en amplios sectores de la población, especialmente ente los jóvenes que acuden a su peña Yuca con mojo, en el mismo Piano Bar Tun tun los jueves. Así que los amigos ya saben, estamos de cumpleaños (pretexto para encontrarnos).

En flash back, el palo de agua que cayó el pasado sábado no impidió nuestra descarga, Raúl Marchena nos entregó con su explosividad consustancial, algunas de sus canciones antológicas, “El suicida”, el tango “Nada”, y ese himno que es ya “La casa” a las que se fue sumando, al calor de las canciones, la flauta de Irina González, multiinstrumentista Mejunjera de pura cepa, y la guitarra de Yassel Lopez . Y claro que terminando Marchena ya estaban Irina y Yassel en escena, o lo que es lo mismo el dúo Aire y Madera. Ya habían estado en La Utopía estrenándose como dúo, ahora vuelven con su trabajo mucho más depurado, con su repertorio bien amarrado logrando la admiración de los privilegiados (lamentablemente pocos entre la lluvia y puede que falta de promoción) que vivimos esa intensa descarga. Era la despedida de Aire y madera por un tiempo pues parten unos meses para la Argentina, de donde nos llegan buenas nuevas: Roly Berrio está arrasando allá. (más…)

Diseño: Guillen García Ureta

Uno de los proyectos más interesantes de la trova cubana, estrenándose en nueva versión, Aire y madera, y una de las bandas más importantes de la música argentina en los últimos tiempos, Arbolito, prometen un todo un acontecimiento cultural (si es que cada edición no lo es) en la Caverna de los trovadictos este sábado 30 de abril. Debo, de entrada, agradecer, con respecto a la agrupación argentina, al periodista Michel Hernández del periódico Granma, quien hizo las coordinaciones, a Joel Súarez y el Centro Martin Luther King, que los acoge y está amarrando sus presentaciones y al Centro Pablo de la Torriente que nos ha brindado como siempre información y apoyo, tanto para Arbolito como para Aire y Madera.
Hace unos días un amigo bromeó “Fide, si me guío por tus notas todos los que pasan por la Utopía, son unos bárbaros” y es cierto, todos los que invitamos a nuestro encuentro son auténticos creadores de la canción de autor; podrán tener más o menos capacidad de convocatoria, acorde a las peculiaridades de sus propuestas, pero todos son cantautores con una poética, o sea, canción arte, y como tal merecen todos el máximo respeto (claro que hablo para los que tienen dos dedos estéticos de frente, que son los que en su inmensa mayoría acuden al Cabaret de las ideas). Sucede que, en tiempos de tanta ideotización mediática, muchos de nuestros invitados son como topos, underground y poco conocidos. No obstante, no suelen ser mis notas cantos de cisnes, doy mis apreciaciones, incluso con cierto detallismo; siempre desde el amor y el respeto por la diversidad imprescindible en la poesía cantada (o no). Todo esto lo traigo a colación de que, por ejemplo, no he escuchado a ninguno de nuestros dos invitados de este sábado, sin embargo puedo dar fe de que serán dos hechos artísticos del más alto vuelo musical y de resonancia cultural. A ver, Aire y madera; sí, los escuché mucho, pero en el dúo compuesto por Yassel López y Lucimila Rodríguez, ahora se mantiene en la guitarra y voz segunda Yassel pero la otra integrante es Irina González. ¿Qué dije en mi nota? Tengo expectativas. Y ahora pudiera ampliar, Lucimila es una cantora joven pero de mucha energía y de condiciones extraordinarias. Irina no es una cantora de esa misma explosividad interpretativa, pero sí es muy buena trovadora (a pesar, o sin pesar, de su juventud) y una multiinstrumentista realmente espectacular que ha acompañado a muchos trovadores en conciertos y descargas. Conociéndola a ella y a Yassel —que no solo compone y toca una guitarra de “padre y señor mío” sino que tiene un complejo y peculiar concepto de la canción—, no se puede esperar un churro de este dúo. Además, (más…)

Poster cortesía de Guillen, el Taburete

Ya está anunciado, lo vengo soltando gota a gota hace un par de notas, con cierta sutileza para evitar mucho ruido; no obstante han llovido correos y “el teléfono persiste en coleccionar…” no absurdos como la canción de Silvio, sino amigos que me piden un asiento reservado, de manera que no tengo el método, a todos les doy la contraseña: “lleguen temprano”.

A Trovarroco lo conocí hace ya unos cuantos años en Pinar del Río, Kiko Tendencia nos había invitado a un evento de la Asociación Hermanos Saíz y coincidimos en el Hotel, exactamente —¡mira tú!— en el bar, un barcito al lado del restaurante, empezamos a descargar y fuimos, amablemente expulsados del local so pena de estar molestando a los clientes; clientes que no existían, en el bar no había otra persona que no fuera el “servidor de tragos” Maikel Elizarde, Raschid, Cesar Bacaró (o sea) Trovarroco y yo, descargábamos con guitarra y tres y aquel hombre ni para atrás ni para alante, teníamos que cesar la actividad. Luego nos reencontramos en Guadalajara, en una Feria del Libro, en la que no me explico aún cómo, me pidieron conducir una peña allí en el recinto ferial. Allí los Trovarroco se desataron de una manera que todos quedamos boquiabiertos, sintetizando se robaron el show de una manera espectacular; realmente estamos hablando de unos instrumentistas extraclase, además con un gusto exquisito para citar, para elegir el repertorio, para ese acto de creación incesante en el que el jazz, la trova tradicional, la llamada música clásica se fusionan con un virtuosismo ejecutivo que fluye dentro de la mayor naturalidad, sin alardes. Ah, y aquellos encuentros que comento fueron mucho antes de toda la labor que han hecho con Silvio Rodríguez, y ya se sabe lo que implica trabajar con el Ayatola Rodríguez, por la autenticidad y el rigor con que hace un disco, un concierto, cualquier obra.

En la Utopía no se presentarán exactamente como Trovarroco, sino como Maikel y su Cuarteto. Aunque figuran en el piquete Maikel y Bacaró no está Rachid y el formato es más amplio incluye cantante y coros*. (más…)

La Utopía: San Valentin Leninista con Marchena, Yordis y otros amores…

Cartel: Guillen, del Taburete

Un San Valentin sin melodrama, ñoñería, ni papel celofán: Leninista. Bueno, lo de Vladimir viene bien al sentido que queremos darle a la celebración del día de los enamorados —y se dice también que de la amistad. A mí todas esas celebraciones que vienen con bombo y platillo —aunque casi siempre surgen por un noble sentimiento— me saben a gran operación comercial potenciada por los grandes mercaderes universales. No es que ahora vaya a usar el látigo de Cristo, pero sí La Utopía va a festejar sin otro regalo que el único regalo que queda eternamente; ya se sabe que los objetos se rompen, los perfumes se acaban, las flores se marchitan (más rápido si se destierran de su fuente natural) pero la poesía llega al espíritu, lo revuelca y se queda en nuestro ser como esencia hasta que nos vamos del aire. Vamos a aprovecharnos entonces del mercado y hagamos del spot comercial un pretexto para subir la parada poética. Ah, lo de Leninista viene también porque Yamila ha convocado a sus compañeros de pre, de la Lenin para reencontrarse en La Utopía y hay gran revuelo con eso. (más…)