Posts etiquetados ‘Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex)’

Por: Alberto Roque Guerra
El 28 de junio de 1969 ha sido considerado mundialmente como un día histórico en la lucha por el reconocimiento de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros.
El bar Stonewall Inn., ubicado en la calle Christopher del Greenwich Village de la Ciudad de Nueva York, fue el epicentro de una de una enconada protesta de jóvenes homosexuales y transgéneros contra la represión policial. Una mirada a este hecho desde nuestros días nos permite apreciar su justo significado en el largo proceso de estas luchas en el mundo, que comenzaron con acciones individuales a finales del siglo XIX y continúan vigentes en la actualidad.
El lugar de los hechos y su tradición de resistencia
Greenwich Village se caracterizó desde su fundación por ser un barrio bohemio y rebelde. En tiempos de dominación holandesa, cuando Nueva York era Nuevo Ámsterdam, los primeros habitantes de la villa se enfrentaron violentamente a las autoridades, en contra de la transformación del trazado de sus calles que permitiera el tráfico de carruajes que invadían poco a poco la ciudad.
Hacia la segunda mitad de los años 60, la calle Christopher llegó a ser un sitio tan frecuentado por personas gay que muchos creían que Gay Street, nombre de una calle ubicada en ese barrio, obedecía a este motivo. Sin embargo, el origen del nombre provenía de 1834, cuando Sydney Howard Gay lideró con éxito una protesta contra la instalación de la infraestructura para trenes elevados en la ciudad.
Stonewall era un negocio de la mafia neoyorkina. El espacio devino casa del té durante la Ley seca y la afluencia de artistas, intelectuales y hombres gays le hizo ganar notoriedad, hasta convertirse en el restaurante Bonnie´s StoneWall Inn en los años 40.
Homofobia a la American way.
En 1967 Stonewall Inn. devino bar gay, década en que se produjeron dinámicos cambios sociales y políticos en los Estados Unidos. Los sesenta significaron el renacer del movimiento de las mujeres, la revolución sexual y la expansión del movimiento por los derechos civiles y contra la guerra de Vietnam.
En ese contexto las personas gays, lesbianas y transgéneros eran víctimas de una profunda discriminación y una cruel persecución policial. Las leyes que penalizaban la homosexualidad y las prácticas de terapias reparativas por la medicina eran la norma.
David Carter (2004) en su libro “Stonewall, las protestas que encendieron la revolución gay” manifiesta que, en 1961 las leyes que penalizaban la homosexualidad en Estados Unidos eran más duras que las aplicadas en Cuba, Rusia o Alemania del Este, países usualmente criticados por el gobierno estadounidense por sus “métodos despóticos” (1) (más…)

En una ciudad sin bares, discotecas ni circuito para los homosexuales, la comunidad gay de La Habana empieza a encontrar su espacio en algunos centros nocturnos estatales que están desbancando a las fiestas clandestinas.
Aunque son pocos, esos locales han acaparado la atención del público homosexual, cuya mejor opción para reunirse antes era acudir a las fiestas y espectáculos de transformismo ilegales, pasando el aviso de boca en boca.
Muy cerca de la Plaza de la Revolución, el “Café Cantante Mi Habana” es considerado la meca de la movida gay los fines de semana, con un espectáculo variado.
En la noche de un lunes de marzo, el suelo del conocido “Piano Bar Habaneciendo”, ubicado en el centro de la ciudad, tiembla con unos 200 clientes, la mayoría gays, que saltan y bailan al ritmo de Shakira y su éxito “Loca”, mientras afuera aún hay cola para entrar.
Por su parte, en el antiguo cabaret “Las Vegas”, parejas y amigos del mismo sexo se reúnen los jueves a la medianoche para presenciar una función conducida por Imperio y Margot, dos de los transformistas más famosos del país.
“Las Vegas” funciona como el primer -y hasta ahora único- centro nocturno estatal que presenta regularmente shows de transformismo en La Habana, con el auspicio del Ministerio de Cultura.
Según indicó a Efe la especialista del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), Ada Alfonso, en Cuba “no hay lugares gays, pero las personas se han ido apoderando de espacios que ya existían ante la necesidad de compartir desde otro sitio”.
En su opinión, lo que ha ocurrido en los últimos meses es que algunos locales estatales se han hecho “amigables” para la comunidad gay y no se han “espantado” ante la presencia de parejas del mismo sexo. (más…)