Hijos viajeros

Por Milena Recio en OnCuba Este verano, como los anteriores, comienza de verdad cuando los hijos se van. Llevan días preparando sus maletas. Echan lo humano y lo divino: juguetes estrambóticos y el chocolate del desayuno, el último libro que le regalaron, la sombrilla de flores, –porque seguro llueve–, la cadenita de oro, la irrenunciable…

Tu voto: