Posts etiquetados ‘Pablo Milanés’

Pablo, ¡Caramba!

Publicado: 9 septiembre, 2011 en Cuba, Debate, Polémica
Etiquetas:,

Pablo Milanés y Edmundo García

Por: Pedro Cruz Vento

Cantemos cantor cantemos, que nuestro canto es nuestro suspiro, es el aliento, es la vida, es el reflejo de nuestro andar, no vicies tu melodía, ni atrofies tus raíces, sigue siendo auténtico en tus opiniones, sin menosprecios a los demás, que también son artistas y con el mismo derecho de expresar su sinfonía y fascinar.

Mira, hay hombres que sin cantar, cantan a la luz y a la vida, sin componer canciones componen, ocupando un papel en la cima, construyendo que es lo más difícil, y en ese andar tan delicado, se producen sinrazones, en busca del sendero que más aporte por lo que se ha luchado.

Sigue cantando cantor.

El líder no se autoerige, ni puede fabricarse, no es una meta, empañaría la modestia y la sensibilidad. Nace de las huellas profundas en el tiempo, trazado por una entrega sin límites al servicio de los demás, es la elección indiscutible y voluntaria de las conciencias fusionadas, que ponen a prueba la autenticidad, actuando siempre en la primera fila del sacrificio en bien de la humanidad y sin compromisos que desvirtúen la verdad.

La Habana, Cuba

Vía: Blog Cubano1erPlano

Buena Fé, demasiado dedo en la llaga.

“Como duele lo que fue
Por lo que pudo haber sido”
Mirta Aguirre

Dúo Buena Fé

Como duele lo que fue y pudo haber sido, eso es lo que realmente pienso que sucedió con el disco Pi es 3,14 de Buena Fé.

Al escuchar el CD, motivada por algunos a los que les escuché decir: “subieron la parada”, me quedé con la curva de la imaginación en lo alto: ¿qué parada?

Después de “No juegues con mi soledad”, canción que los dio a conocer en gran parte del público, y que no por comercial dejó de ser muy bien recibida por todos, el dúo comenzó a dejar bien claro cuál era su línea de trabajo. Quizás siempre fue ese el camino, donde a lo mejor buscaron la brecha una vez alcanzado cierto reconociendo popular para inteligentemente comenzar a desencadenar su manera de decir, de opinar, o de expresar sus criterios, esos que la juventud no demoró en acoger en buena parte como suyos, máxime si en un final, “todos nacimos ángeles.”

Creo que si “la parada” fue subiendo, fue porque sus textos crecieron en poesía, en fabulaciones, porque su manera de presentarse siempre ha sido afable y comunicativa con el auditorio, y porque le abrieron las puertas a un público joven e inteligente capaz de comprender y aplaudir las buenas intenciones a ritmo de puro verbo encendido. (más…)