El vergonzoso acto de rendirnos cuentas

El acto de rendir cuentas al pueblo nunca ha sido tarea fácil, sobre todo si la incompetencia de las autoridades ronda en círculos que no llevan a ninguna parte. Las Asambleas de Rendición de Cuentas en Cuba son un formalismo devenido en tiempo perdido. Por Carlos Alberto Pérez La crisis económica y el modelo de gestión estatal…

Tu voto:

La foto del día: En paz descanse, carretera mía…

Hace más de cuatro años un grupo de trabajadores de Viales llegó de repente a Punta Brava. Venían a echarnos las calles nuevas. Recuerdo que en aquel momento todo el mundo se quedó extrañado, no nos creíamos tan importantes, por eso nadie se atyrevió a preguntar nada. ¿Y si se habían equivocado? Cuando comenzaron las…

Tu voto:

SOS humanos: historia de una ceiba a punto de morir

Hay cosas que nadie entiende en Punta Brava, y una de esas es precisamente el empeño de alguien en acabar con lo poco que a ese pueblo le queda de bello y de historia. En mi caso particular, y aunque no nací ahí, soy parte del barrio desde hace ya 25 largos años, y como…

Tu voto:

Cortar la cinta

Por Rosa Rodríguez Cubela, especial para ¨La Chiringa de Cuba¨ Finalmente después de una larga carrera de 17 años reabrió sus puertas la biblioteca pública de Punta Brava. Parece un sueño, o es un sueño, y solo cuando alguien pretendió darme la palabra dije “al fin lo logramos”. Atrás quedaron las tantas reuniones, cartas, insultos…

Tu voto:

¡Gracias Silvio!

Por Rosa Rodríguez Cubela, especial para ¨La Chiringa de Cuba¨ Anoche en Punta Brava la mítica historia sobre Silvio,  de su mal humor, o de sus incomprensiones con el público se vieron desacreditadas; pues el cantante caminó entre la gente, acudió al llamado de una incapacitada de 81 en tres ocasiones,  y posó para seguidores…

Tu voto:

Crónica de un incidente con Silvio en Punta Brava

Por Herminia Rodríguez La era, gritó el tipo a todo pulmón. Silvio, sin inmutarse, cantó lo que tenía programado en su concierto, el número 54 de esta gira que él mismo reconoce interminable. La era, repitió el hombre, mientras otros pedían Unicornio, Ojalá, El necio. La era… ya era como la tercera o cuarta ocasión…

Tu voto: